lunes, 5 de julio de 2010

Incontable

Es la primera vez que perdono la segunda que me haces tres.

15 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Al menos no es rencoroso.
Me quedé pillada, no lo dudes.

Un abrazo.

Maite dijo...

Cuatro lecturas se me hacen cortas, cinco veces lo haré, a las seis dejaré mensaje, que siete veces perdonaré.

Enhorabuena Esteban, un ordinal micro que me ha gustado.

Un abrazo

Víctor dijo...

Me recuerda a algo, Esteban... en cuanto pueda te digo a qué me recuerda.

Un abrazo.

No es un Pez dijo...

bello

Alís dijo...

Tuve que leerlo cuatro veces (no es broma) para estar segura... no es una limitación tuya, sino mía.
Ah, me gustó, sí

Un beso

Baizabal dijo...

Original juego de palabras; un círcuo vicioso a la larga.

Saludos

Martín dijo...

Menos mal que no llegó a cuatro, como Alemania... Me recuerda a Síntesis cartográfica, de Vicente Huidobro. Un abrazo

Gabriel Cruz dijo...

Anda, que esos juegos mentales me friquean el cerebro. Muy bueno, quien fuera como este tío tan calculador y tan tolerante :D

Esteban Dublín dijo...

Ananda, ¿y quién dice que es él?

Maite, vuelve, incontablemente.

Víctor, ¿qué será?

No es un Pez, me alegra.

Esteban Dublín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esteban Dublín dijo...

Alís, posiblemente sí es una limitación del autor. Nunca se sabe.

Baizabal, un triángulo, diría yo.

Martín, te lo recuerda porque es un plagio burdo y choto, como dicen ustedes.

Gabriel, ni tanto.

Patricia dijo...

Perdonar...
Dicen que el piadoso carece de piedad para sí. Yo creo haber pasado las setenta veces siete.
Ecribo este comentario como una advertencia: el día que un piadoso se rebele, seremos dos.

Esteban Dublín dijo...

Gracias por la solidaridad con el personaje, Patricia.

Eritrobo dijo...

Claro. Demuestras que SIEMPRE hay una primera vez. TODO lo es desde ese punto de vista... mmm... "siempre" y "todo" son incontables.

Esteban Dublín dijo...

Eritrobo, tu nombre es un trabalenguas. Muchas gracias por pasar y por sumar.