lunes, 30 de marzo de 2009

Héroe

Cansado de injusticias, ideó una revolución. Pero al querer desenvainar su espada, el mármol que lo cubría de pies a cabeza lo detuvo en seco.

28 comentarios:

Nancy dijo...

Increíble, perfecto.
Me gustó mucho, pareciera que en estos momentos, en estos países, los héroes fueran solo los de piedra.
Bravo, Esteban.
Apapachos

Pala Labra dijo...

Algún día querrán salir todos, con las cosas que verán...

Pasando a saludar.

female dijo...

Me gusta mucho que no es claro, que el final no explica nada... este es uno de mis favoritos

Martín Franco dijo...

Como dice Vallejo: "la gloria es una estatua que cagan las palomas".

El Gemelo Malvado dijo...

Sera el caballero un verdadero testigo de la historia?
Agradezco la sintesis, buen E

Esteban Dublín dijo...

Nancy, mi querida Nancy, de hecho, en estos países los únicos héroes son los de piedra. Yo no veo más. ¿Tú sí?

Pala Labra, algún día, y ojalá sea pronto. Los próceres vencerán a la piedra y se levantarán, con sus espadas firmes, dirigiéndose sin pensarlo a las casas de gobierno.

Linda Female, las cosas que ves me entusiasman. Es cierto, no explica nada. Tal cual como el heroismo por estos tiempos, tan ausente, tan vacío.

Martín, el maestro Vallejo lo dice mejor que nadie.

Fonseca, creo que es testigo, pero no creo que se sienta muy orgulloso del presente. Un abrazo, che.

J. L. Maldonado dijo...

En nuestros países, el tuyo y el mío, creo que ya llegamos al hastío de héroes, de falsos mesías. Bien por la imagen sólida del mármol.

Esteban Dublín dijo...

J.L., el hastío es poco.

Muy bienvenido por aquí. Siempre que quieras venir, las puertas de esta casa se abrirán de par en par.

Anónimo dijo...

No se puede decir mejor con menos palabras.
Veo un poco desazón por la historia, ánimo, aunque no está el mundo para muchos ánimos, ¿verdad?.
Saludos.
Teresa

Esteban Dublín dijo...

Mi querida Teresa, tal vez el mundo no esté para muchos ánimos, pero soy un partidario del Optimismo. Por duros que estén los tiempos, cada quién se hace su historia. Y que esta sea triste, no quiere decir que yo lo esté. Sólo es un reflejo de la realidad.

yacasinosoynadie dijo...

sorprendente.

Camilo Jiménez dijo...

Muy bonito, Esteban. Enhorabuena.

Esteban Dublín dijo...

Jorge, ojalá que la sorpresa no hiciera parte de la ficción y de nuevo el mundo nos regalara un prócer.

Camilo, muchas gracias. Como siempre, un placer verte por aquí.

Johan Bush Walls dijo...

Al final quedamos atrapados en una coraza de piedra. Algunos logramos sacar la mano y escribir un poco; bien por eso.

Salú pue.

Esteban Dublín dijo...

¡Bien por eso, Johan! ¡Hay que romper la piedra! Nuestras naciones lo gritan.

Hiperbreves S.A. dijo...

La escultura revolucionaria no conocía sus límites materiales. Muy bueno.

Esteban Dublín dijo...

Es cierto, Rául, pensó que podía salir a crear una nueva revolución, pero se encontró con que era parte del pasado.

Adrián dijo...

Cuidado con los ladrones de cuentos cortos, ¡pues éste es buenísimo!

Adrián dijo...

Explico:

Un cuento tan bueno puede convertirse en algo apetecible para quien de imaginación carece.
Solo digo cuanto me agrada éste en particular. Lo de ladrones fue mera expresión figurativa...

Esteban Dublín dijo...

Ah, ya entiendo Adrián. Me iba confundiendo un poco. Saludos y bienvenido por aquí.

Martín dijo...

En este caso el poder pudo mas que el querer. Excelente cuento!

Esteban Dublín dijo...

Martín, yo diría que pudo más la historia que la intención.

Lauri dijo...

Héroe, también prócer de la patria, el mármol que lo cubre recuerda que de su especie ya no queda ninguno con vida. El presente está ávido de alguno que pueda llegarnos desde su pedestal. Excelente síntesis de lo que tanto nos hace falta.
Desde Argentina, y habiendo seguido la recomendación de "Casa de los cuentos", llegué hasta aquí. ¡Y volveré!
¡Hasta pronto!

Esteban Dublín dijo...

Lauri, el presente ruega gritando por un prócer. Y estos cuentitos siempre te recibirán encantados.

Ananda Nilayan dijo...

Hay que ver todo lo que me queda tras leer en tan poco tanto!!! En tan pocas letras hay una historia de antes, ahora y luego.
Y encima da para pensar y sacar conclusiones. Felicitaciones.

Esteban Dublín dijo...

Ananda, muchísimas gracias. Tus palabras son valiosísimas para mí y tu visión del cuento todo un orgullo.

sav dijo...

Brillante. Un gusto encontrar tu blog.

Saludos

Esteban Dublín dijo...

El gusto es mío, Sav, de que vengas a conocer este espacio.