lunes, 2 de marzo de 2009

Seudónimo

Cada vez soy menos yo y más mi álter ego. Y debo decir que me incomoda. Soy yo el que escribe las canciones y él quien se lleva el crédito. Soy yo el que le pone la dedicación a cada letra y él quien se queda con las felicitaciones. Soy yo el que trasnocha a componer y él a quien llaman a entrevistar.
—¡Bernardo, a comer!—grita una mujer en la cocina.
No atiendo, no es conmigo.

12 comentarios:

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Estebán
Cada vez más pienso que sus cuentos, su estilo y su constacia hablan por sí mismos...
Un Saludo

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Por ejemplo, comparando con el atletismo (mi próximo post) este cuento y muchos otros tuyos son como los 100 metros planos. una exhalación y solo potencia condensada

Johan Bush Walls dijo...

Maestro Esteban, dejando de lado la idea, que me encanta; creo que la parte formal del texto no ayuda, la lectura se me hace dificultosa, pienso que tiene muchas "Y", quizá hay unos "que" en donde debe ir un "quien", cositas así.

Salú pue.

yacasinosoynadie dijo...

me hiciste acordar de este lindo poema de Jaramillo Agudelo:

Ese otro que también me habita,
acaso propietario, invasor quizás o exiliado en este cuerpo ajeno o de ambos,
ese otro a quien temo e ignoro, felino o ángel,
ese otro que está solo siempre que estoy solo, ave
o demonio,
esa sombra de piedra que ha crecido en mi adentro y en mi afuera,
eco o palabra, esa voz que responde cuando me preguntan algo,
el dueño de mi embrollo, el pesimista
y el melancólico y el inmotivadamente alegre,
ese otro,
también te ama.

female dijo...

Llevo muchos años metida de cabeza en la edición, en la corrección de estilo, en esa vida cuadriculada y me cuesta mucho trabajo leer sin corregir; sin embargo, lo logré aquí, entonces ojalá nucna haga un post de le sobran/le faltan.
El personaje del cuento es un egocéntrico, debería estar agradecido porque puede respirar, porque las entrevistas pasan y pueden dejar de pasar, la esencia y el gusto por los dulces de la infancia, no... Y esos sólo los puede disfrutar él. Todos pueden ser famosos, no todos pueden SER siendo famosos.

no sé si es muy largo hoy quiero y ya está

El Gemelo Malvado dijo...

Me gusta, E. Coincido con Duque: músculo. Eto'o al borde del área, Ronaldo cabalgand, Messi en diagonal.

Nancy dijo...

Saludos, Esteban. No me puedo perder ni uno solo de tus cuentos. Apapachos vacacionistas

Esteban Dublín dijo...

Jabier, yo cada vez estoy más convencido de que los cuentitos hablan por ellos mismos, son ellos los que tienen voz propia. Un saludo para ti también.

Mauricio, me gusta el asunto de la comparación deportiva. ¿Qué sería un cuentito en un juego de lanzamiento de jabalina?

Johan, no entiendo muy bien tus sugerencias, pero en todo caso las agradezco. Salú.

Jorge, ¿te hice acordar ese poema? Guau.

Female, sí, tienes razón, el tipo es un egocéntrico. Pero aún no entiende que la fama es la de él también, porque es él el espíritu del reconocido, así no se llame como él. Siempre das en el punto exacto en la profundidad del mensaje que cada cuentito quiere transmitir.

Fonseca, sigo ejercitándome. Ribery centra, Gerard espera el rebote, Drogba salta y...

Nancy, y espero que no te pierdas ningún otro.

Pupila dijo...

Cómico. Qué grosero ese álter ego.

Esteban Dublín dijo...

Ah, es que con el álter ego nunca se sabe, Pupila, te sale con unas que dices: "Mierda, ¿ese soy yo?"

Campanula dijo...

Me recordo mi ultimo cuento.un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Mi querida Campanula, a veces las coincidencias son la cosa más divertida del mundo. Un beso.