jueves, 5 de marzo de 2009

Pajero

Ando hacia el sur sin un norte, entre los reflejos y las visiones, frente a la quimera y pegado a la tentación, encima del aislamiento y detrás de la imaginación. Me levanto con la humedad, camino por la fantasía, ceno con tapas de calendario. Los que me ven creen que soy miembro honorario de un simulacro, pero los que me conocen saben que soy el hijo primogénito del delirio. Nací en un baño, mientras un adolescente pensaba en Scarlett Johansson. Algunos me llaman cuento, pero otros, menos amables, dicen que soy pura paja.

15 comentarios:

yacasinosoynadie dijo...

jajajajajajajajajajajaj esta divertidito... aunque siento una cacofonía un poquitin molesta entre tentación e imaginación... mmmm no se...

Pero bueno, me hiciste reír que es lo que importa, un abrazo Esteban.

Johan Bush Walls dijo...

Maestro Dublín, debo decir que es el mejor cuento que se ha publicado en este blog; claro que algo tiene que ver el "leit motiv".

Le ha quedado tremendo cuento pajero, me gusta mucho, gracias, gracias, gracias.

Quizá lo utilice, algún día lejano, en tiempo pasado, para ponerlo como epitafio.

Salú pue.

Túrin dijo...

Hermano, cada cuento suyo es una joya soprendente... excelente!!!

El Gemelo Malvado dijo...

Lo mejor es que carece de precocidades.

Nancy dijo...

Excelente cuento pajero, excelente¡Epitafio!
Apapachos

Anónimo dijo...

falto de brillantez y gracia, bobo, y pretencioso, paja seca

Esteban Dublín dijo...

Jorge, gracias por la sugerencia. Una sonrisa siempre hace que valga la pena.

Don Johan Bush Walls, no me hagas reír. Esa humildad... Pero bueno, el caso es que quien tiene que agradecerte soy yo, por confiarme tu nombre. Me gustó el ejercicio pajero.

Túrin, mil gracias. De verdad, muchas muchas gracias por los halagos.

Fonseca, qué buen comentario, hermano.

Nancy, hay que agradecerle a tu coterráneo. A él, por confiar en mí.

Johan, queridos lectores de este blog, por favor, explíquenle un poco de qué se trata un cuento pajero al valiente que dejó el comentario anónimo. Yo no pienso desgastarme en una respuesta para alguien que ni siquiera sé quién es.

Johan Bush Walls dijo...

Maestro Dublín. Los anónimos son divertidos, pero no hay que hacerles caso.

Salú pue.

Nancy dijo...

Creo que si alguien no tiene la suficiente calidad moral para decir las cosas de frente, tiene que recurrir al anonimato. En las sombras actúan los seres sin dignidad. ¡Qué actitud más despreciable!

PAOLA dijo...

Hola, llego hasta aquí desde otros blogs, intuitivamente tal vez , otro poco atraida por la certeza de sus comentarios y sus constructivas críticas, me dejé llevar hacia el territorio de los cuentos.
Aquí me he deleitado con un sutil humor, con ese dejo de acidez que trasciende las palabras. De más está decir que de contar con su permiso, regresaré por aquí, enlazo su blog a mis favoritos y me tomo el atrevimiento de invitarle a mi laberinto, si gusta perderse

Esteban Dublín dijo...

Johan, son divertidísimos, pero me encantaría que fueran un poquito menos cobardes.

Nancy, no creo que sea cuestión de calidad moral. Es sencillamente un poco de hombría.

Paola, me encantaría perderme. Gracias por llegar y espero que vuelvas.

female dijo...

Sr. Dublín:
he estado ocupada en una gran depresión, pero hoy he vuelto a decir que este cuentito hace referencia a uno de mis blogs favoritos y ud, como siempre, le da una buena vida a través del cuentito.

un beso en puntas de pies

Esteban Dublín dijo...

Gracias, señorita Female.

Y desocúpate de esa depresión, hay muchas historias que requieren de tu tiempo.

Martín dijo...

Sorprendente! me gusto mucho

Esteban Dublín dijo...

Muchísimas gracias, Martín. Esta es tu casa.