viernes, 2 de septiembre de 2011

Cuentas claras

No vaya a ser tan ingenuo como para pensar que solo por nuestra condición, nosotros los fantasmas estamos exentos de deudas. Si algo ha hecho que no podamos descansar en paz, es precisamente el tema económico. Que un crédito aquí, que un préstamo allá… El asunto del dinero sigue siendo cosa seria en la otra vida, así que déjese de tonterías si piensa que muriéndose va a salir de líos. Un mejor lugar en el más allá tiene su precio, ¿o qué pensó…? ¿Que ya lo tenía todo ganado por buen padre…? No, señor, bájese de esa nube y, más bien, págueme lo que me debe.

4 comentarios:

Elysa dijo...

¡Pues vaya! no puede ser, ni siquiera muertos nos van a dejar en paz... ¡qué horror!
Este es un micro de terror, puro y duro.

Besitos

Ananda Nilayán dijo...

Lo que digo yo: Dios Dinero!!!
Y los agnósticos, Estebán...

Abrazos

Enmascarado dijo...

Yo no sé si en Colombia es así, pero en España, los banqueros actúan así.

Esteban Dublín dijo...

Pasa en la vida, pasa en la muerte, mis queridas replicantes Elysa y Ananda.

Estimado Emascarado, mi padre dice que todos los banqueros van a ir al Infierno. Yo le creo.