viernes, 22 de agosto de 2008

Santi

Cada que le regalo algo a mi hermanito, él se encarga de destriparlo hasta encontrar el secreto de su funcionamiento. Le doy un carrito y le quita las llantas, el capó, el motor. Le doy una casita y le quita las puertas, las ventanas, los cuartos. Le doy un Supermán y le quita la capa, el escudo, el corazón. Este año le voy a dar un Osito Panda con un tambor. Tal vez este no lo destroce, si le advierto que le va a tocar una canción en reemplazo a las noches en las que no puedo estar con él para contarle un cuento.

11 comentarios:

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Lo va a desbaratar buscando a Esteban cuando él no esté contándole cuentitos

Santi dijo...

'Recuerdo un oso panda que tocaba un tamborcito, que de todos mis juguetes fue el que más supe cuidar...'

Esteban, no tengo forma de agradecer todos tus cuentos.

Nana dijo...

Me encanta leer los cuentitos! Aunque no lo hice a tiempo no puedo dejar de agradecerte El Viaje y ahora este para Santi, que me hace sonreir solo pensando en la cara de Santi cuando reciba su osito, y mejor aún, cuando se siente con él a buscar un cuento de Esteban en la memoria.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Esteban, las estadísticas de ascensor salieron de la observación de los ascensores del edificio donde trabajo. Son poco científicas y pueden no ser extrapolables a otros ascensores.... son todas tuyas si te sirven para que un cuento hable

Esteban Dublín dijo...

Jajajajaja, ¡qué ocurrencia, Mauricio! Espero que no sea así, pero en todo caso voy a prevenir y a tener que poner un clon mío dentro del osito.

No me los agradezcas, Santi. Sólo escúchalos y duérmete.

Nana, me alegra saber que el viaje fue tan emotivo para ti como lo fue para mí. Y como que no sonrió con el osito. Por el contrario, se puso a llorar.

Entonces voy a poner a disposición tus estadísticas para que un cuentito arme un buen discurso. Un abrazo, mi estimado Mauricio.

yacasinosoynadie dijo...

tal vez le de por desbaratar las noches en las que no estas para entenderlas...

Esteban Dublín dijo...

Mi querido Jorge, espero que Santi haga eso. Espero que pase de desbaratar juguetes a desbaratar noches. Estoy seguro de que va a encontrar algo mucho más interesante. Un abrazo.

Ivan Andrade dijo...

Tal vez las primeras dos noches: luego la curiosidad le ganará y lo desarmará como todo lo demás.

Tal vez sea más efectivo decirle que está en vía de extinción, jajajaja.

Suerte.

Esteban Dublín dijo...

¡No lo conoces, Iván! Poco le importa que le digan que lo que tiene en sus manos es exclusivo o invaluable. Santi siempre empieza a desbaratar lo que tiene como si adentro encontrara un secreto que aún no me ha querido contar.

Diego Fonseca dijo...

¿Ya lo destripó? Lo cual, en realidad, lleva a la única pregunta importante, capital: ¿Ya defraudaste a tu hermano?

Esteban Dublín dijo...

Diego, afortunadamente no. Aún no le he fallado ninguna noche por lo que el panda aún sigue intacto. Pero no creas, no es fácil tratar de convencerlo de que juegue con él en lugar de despilarlo (sacarle las pilas).