jueves, 29 de enero de 2009

Retrato

Mientras camino por la sala de exposición, veo la escultura de una mujer descabezada. Me detengo en un cuadro y lo observo atentamente. De repente, todo lo que veo en el lienzo empieza a dibujarse de manera idéntica a mi alrededor. Mis manos se diluyen, mi pelo crece y, cuando miro mi cuerpo, veo que se está convirtiendo en una ilustración. Presa del terror, alcanzo a divisar que frente al monumento que vi hay un cuadro titulado Mujer sin cabeza. Entiendo, muerto de pánico, que a partir de ahora no seré más que un boceto de Aldo Vercellino.

20 comentarios:

Aldo dijo...

Uh, excelente!
Muchísimas gracias; siento como si hubiera recibido un honor inmerecido. Particularmente me emocionó la parte en que le empieza a crecer el pelo, ja. Un abrazo.

Nancy dijo...

Increíble, me gustó mucho. ¡bravo!

Esteban Dublín dijo...

Mi querido Aldo, es todo un honor para mí que me hayas confiado tu nombre cuando demostraste lo que tienes escribiendo microcuentos. Así que por ese motivo ese excelente es doblemente bien recibido.

Mi querida Nancy, ¡gracias! Una maravilla que nos sigas con esa disciplina.

Johan Bush Walls dijo...

Estos cuentos tus cuentos por encargo tienen el valor agregado que inducen al lector a descubrir blogs, el del maestro Aldo es muy bueno.

Salú pue

Nightwriter dijo...

execelente! que bien relatas en un párrafo tantas sensaciones!!!

Saludos!!

female dijo...

Muy bueno, lástima que seaprivado y no pueda ver la musa de este cuentito

Esteban Dublín dijo...

Johan, así es. Y otra cosa. Este blog hizo un concurso de microcuentos el año pasado. Aldo participó. Y los dos primeros lugares fueron para él. Así que no sólo es un gran artista plástico, sino un escritor de microliteratura excepcional.

Nightwriter, muchas gracias por esas palabras. Tienes que visitar la página de Aldo para que puedas ver sus obras.

Querida Female, no entiendo por qué dices que es privado. ¿No puedes entrar a la página de él o qué?

Pupila dijo...

Saludos querido Esteban. Me gustó mucho este cuentito, sobre todo la imagen del pelo creciendo en la metamorfosis.

Besitos.

P.D. (No he vuelto a transcribir nada viejo aún en Mínimas. Ni a escribir mucho este año nuevo. Todo ha ido directo a la papelera o ha quedado en el recodo del olvido. Supongo que un día de estos me da un arranque de esos vomitivos y comienzo de nuevo con cualquier tontería que me guste. Por ahí puse algo de cine en el Giróscopo aleatorio, cuando te provoque.)

Esteban Dublín dijo...

Mi querida Pupila, y lo vas a entender mucho más cuando veas Boceto, de Aldo Vercellino, un cuadro al óleo bastante particular. No sabes la alegría que me da verte por aquí de nuevo.

Fernando Ramos dijo...

Bien master Dublín, el texto es evocador y cuando uno vista el blog, se da cuenta que calza exacto.

Saludos

Esteban Dublín dijo...

Pues muchas gracias, Fernando. Para mí es un honor que Aldo haya pedido su cuento. Y de hecho me encantaría que tú solicitaras el tuyo. Un abrazo grande.

female dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
female dijo...

No, sr Dublín, parede que necesito un permiso del creador.

Esteban Dublín dijo...

Ahhhh, pues eso está muy raro. Trata aquí, Female: http://blogs.clarin.com/aldov/posts

yacasinosoynadie dijo...

el girito es bonito, no se, creo que tiene un tinte Cortazariano (para nada es una critica) excelente.

Esteban Dublín dijo...

Jorge, muchísimas gracias por el halago, pero creo que es inmerecido. Justo ahora estoy leyendo Cuentos de película, de Cortázar y definitivamente el genio de él está a años luz de estos lares.

Aldo dijo...

No hace falta permiso para entrar; es abrir la puerta nomás..

Esteban Dublín dijo...

Dícelo a Female, Aldo: verdadesyalgunasmentiritas.blogspot.com

Naida dijo...

Acabo de leer este, me gustó y me fui a ver las pinturas de Aldo. Después de ver algunas ya se me quitó la angustia, sería lindo vivir en las coloridas aguas de ese pintor.
Un abrazo.
PD: espero que puedas visitar mi blog :o)

Esteban Dublín dijo...

Después de mucho tiempo veo este comentario tuyo, Naida. Qué bueno que hayas conocido a Aldo por este medio. Es una artista impresionante.