lunes, 16 de febrero de 2009

El periodista

Salvo quizás, por esa casi imperceptible gota de sangre seca, hubiera asegurado que fue una operación impecable. Todos triunfantes, alzando las manos en señal de victoria. El general del ejército orgulloso, los secuestrados bañados en llanto, algunos después de once años de cautiverio. Aquí en el noticiero todos pensamos que fue un ejemplo de inteligencia militar. Hasta que repasando los archivos la vi, una diminuta mancha roja en la bota de uno de los rehenes. Mi dilema es grave: no sé si publicar la crónica del retenido que nunca llegó o conservar mi empleo en el gobierno.

16 comentarios:

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Esteban
En cuanto al Concurso El Dinosaurio quería que supieras que estaré pendiente. Es más, me avisas con tiempo para que colguemos un banner en mi Casa y promocionarlo un poco por acá. Saludos. Jabier.

(P.D. Publique hombre, publique).

Bele dijo...

gracias por el paseo, habiendo de procurar, por aquí, mantener al menos el hilo de baba binaria que nos ha conectado no se por qué. Yo volveré a pasar por aquí.

Nightwriter dijo...

Waao! bastante "dicotómica" o no sé como llamar ese cuento. bastante reflexivo.....

female dijo...

Y yo tengo que vivir ahí, justo en el medio de mi jefe y mis ganas...

Siento tristeza, pero siempre me haces sentir algo

Leo dijo...

Hola Esteban. Linda pregunta en forma de cuento. Es la pregunta ética que se presenta en la profesión. Pasa muy seguido. Un saludo.

yacasinosoynadie dijo...

para que conservar un empleo con un gobierno como ese? Yo publicaría y chao, aunque también podría pasar que yo mismo no llegara a casa depuse de hacerlo. Sin duda esta profesión no es tan sencilla, lo sabemos bien lo que trabajamos en esto. Buen texto amigo.

Johan Bush Walls dijo...

Yo no creo que se reduzca a un asunto ético, en la vida real hay mayores intereses que cuidar un puesto; pero de seguro también existen aquellos que todavía se hacen la pregunta.

Salú pue

Nancy dijo...

Es la pregunta de todos los días. Son los dilemas de todo el tiempo. Magnífica forma de exponer las aristas de un oficio en el que a diario se cae en difíciles encrucijadas. No es tan fácil publicar, como opina alguien por ahí... no sabes qué dirá el editor, el director, etc. En países donde no hay más de dos o res periódicos ser periodista no te deja muchas alternativas laborales. Excelente cuento, Esteban.

Esteban Dublín dijo...

Jabier, muchas gracias por estar pendiente de El Dinosaurio. Yo te aviso con tiempo.

PD.: Si sabes de un editor interesado en microliteratura, por favor dímelo a ver si se interesa.

Bele, yo tampoco sé cómo nos cruzamos. El caso es que me gustó tu modo de escribir. Los cuentitos y yo te esperamos encantados.

Nightwriter, sí, es reflexivo, aunque yo diría, más bien, que es una crítica.

Leo, creo que el periodista frecuentemente se tiene que enfrentar a sus ganas de publicar una crónica para ganarse el Pulitzer y hacer 'correctamente' su trabajo. En todo caso es un dilema complicado: ¿la estabilidad o la gloria?

Jorge, concuerdo contigo: creo que no es una profesión sencilla. Aunque te aseguro que no es en la única que sucede.

Johan, eso suena muy sencillo. Pero no es tan fácil en un país como Colombia en donde la tasa de desempleo crece de manera inversamente proporcional al aumento del salario mínimo.

Nancy, tienes toda la razón. Publicar en cualquier lugar algo que apenas ponga en duda la forma de gobierno puede ser un suicidio laboral y, por ende, profesional.

Esteban Dublín dijo...

Female, a ti te dedico un espacio aparte por una sencilla razón: eso que me dices, eso de que siempre sientes algo, justifica por sí solo este espacio. Si te hago sentir tristeza, alegría, incredulidad, admiración, si te pongo los pelos de punta, si lloras, si sonríes, sea lo que sea, si alguno de estos cuentitos logra que sientas algo, ya todo valió la pena para mí. Todo como como vocero de estos cuentos tuvo una razón de ser.

Ante eso, sólo me queda algo muy simple que agregar: ¡GRACIAS!

Johan Bush Walls dijo...

Mi comentario se quedó corto, porque quise referirme a que no es solo cuidar un puesto, países como Guatemala y Colombia, tan parecidos por lo violento, lamentablemente, pero me atrevo a decir que es peor Guatemala, porque es más pequeño; el dilema del periodista es conservar la vida, por eso es que en Guatemala no hay periodismo de investigación, porque para el "ofendido" por una nota, de cualquier naturaleza, es fácil agredir, e incluso llegar a quitar la vida al periodista.

Salú pue.

Pupila dijo...

Sencillo pero fuerte, ¿no?.
En eso radica la ética periodística. No es fácil, y no es sólo con el gobierno sino con cualquier línea editorial que tenga determinados intereses en determinados momentos. Pero no creo que valga la pena seguir en un empleo de esa forma. Más de una vez me ha tocado renunciar por razones similares, aunque no tan graves. Y no porque yo sea muy buena sino porque sería un asco conservar un empleo de esa forma. No tiene sentido. La vida creo que es otra cosa.
Saludos Esteban Dublín blín.

Pupila dijo...

Y claro, me faltó tomar en cuenta esos casos más delicados donde algunos periodistas se juega hasta la vida. Un tema nada fácil.

female dijo...

Gracias a vos por todo... últimamente he creado un lazo con tus cuentitos y me dolió el blabla pero superado con este "El periodista".

Leo dijo...

Esteban: es muy bueno que este espacio genere las reflexiones que genera. Todas las profesiones tienen estas aristas. Sólo que el periodismo trabaja directamente moldeando de alguna manera la realidad. De ahí que quizá sea algo de todos los días.

Respecto de la conservación de la vida, eso es claro. Ahí el dilema es más acuciante. Conozco la situación de Colombia y sus dificultades pero aquí en Argentina no es muy distinto. La censura encubierta existe. Además de que tenemos una larga historia de silenciamiento a través de la violencia. De alguna modo, el "paquete" de ser periodista incluye estos inconvenientes asi como muchas satisfacciones. Un saludo a todos los que animan este blog.

Esteban Dublín dijo...

Johan, aquí en Colombia no es muy distinto. El periodismo investigativo es un objetivo militar del gobierno, o de la guerrilla. A la larga, paridos de igual forma por el odio y la violencia.

Pupila, de acuerdo completamente contigo. La vida es otra cosa. Lo que pasa es que hay muchos que no quieren vivir, sino sobrevivir.

Female, sabes que eres siempre bienvenida. Si te duele o si te gusta, siempre eres bienvenida.

Leo, la situación del periodismo no debe ser disntita en ninguna parte del mundo. Y un saludo muy especial a ti por animar este blog.