lunes, 21 de septiembre de 2009

Izquierda

¿Por qué hay tanta gente, mamá? ¿Por qué todos gritan? ¿Y por qué tienen así al profesor Tuttendon? ¿Pero por qué? ¿Y por eso tienen que llevarlo así? ¿Cómo que no era profesor? ¿Qué es un opositor? ¿Y ese todo de negro quién es? ¿Un qué? ¿Un verdugo...?

13 comentarios:

Martín dijo...

Una manera diferente de contar una buena historia... me gusto! Saludos

Lauri dijo...

Cuantas preguntas y una sola certeza: "No entiendo nada".
He estado un poco ausente por aquí, pero siempre regreso con mucho gustooooo!!!! Un beso grande, Esteban.

Walter dijo...

Es fantástico observar cómo se va armando una historia usando preguntas.
Muy bueno Estaban, aunque no hacía falta que le niño aclare que no entendía. El cuento completo con preguntas, a mi gusto, era mejor!

Johan Bush Walls dijo...

Me parece que Walter tiene razón, sólo con preguntas quedaría mejor.

Salú pue.

no comments dijo...

Me uno a lo de sólo preguntas, pero aún así, es un muy buen texto.
Cruda realidad la que tuvo que aprender ese niño... tiempos de verdugos e inquisiciones varias.

Un saludo indio

Tereza dijo...

La brevedad que tienes es impresionante, me gusta muchisimo. Hey, ya no dice que no entiende nada!

yacasinosoynadie dijo...

ver una situación así desde los ojos de un niño hace que el cuento tenga cierto encanto y mucha contundencia... Aunque debo decir que me uno a la opinión del maestro Johan y a la de Walter... Un abrazo Esteban.

Víctor dijo...

Esteban, esa mamá va a necesitar mucha mano izquierda para explicarle a su hijo qué es lo que realmente esconde el mundo adulto, y arrancarlo así de golpe de la infacia. Deberías echarle una mano, tu que la has metido en semejante embrollo.

Cuando un zurdo (o siniestro) discrepa o se resiste, siempre hay alguien dispuesto a adiestrarle. Así van las cosas...

Saludos zurdos y lelos!!!

Julibelula dijo...

Mi niña interior a veces es así... Lo malo es que ya no hay mamá a quién preguntarle nada

Nancy dijo...

Excelente y original.
:)

Esteban Dublín dijo...

Martín, me alegra enormemente. Saludos.

Lauri, no entender lo que pasa en este mundo termina convirtiéndose en un privilegio. ¿Para qué saberlo todo? Qué desilusión. Besos para ti.

Walter, sugerencia aceptada y realizada.

Johan, replico la respuesta anterior.

No comments, eran tiempos duros, ¿pero y qué me dices de estos?

Tereza, muchas gracias. Claro, no lo dice, porque procedí a corregirlo.

Jorge, esa era la idea de usar al chiquillo. Abrazos.

Víctor, jajajajajaja. Sin duda va a necesitar mucha mano izquierda para enseñarle. Y él, víctima de la represión, se convertirá de nuevo en un rebelde y así el ciclo volverá a comenzar. Y así, todo de nuevo.

Julibelula, lo siento mucho. Igual para respuestas no hay ninguna madre. Ella no da respuestas, sino caricias, que a la larga son mucho más importantes.

Nancy, gracias.:)

maggie mae dijo...

me encantó, y no es que no venga, siempre vengo, sólo algunas veces no hablo. un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Muy bien, Maggie querida. Sabes que esta es tu casa. Un beso.