jueves, 10 de diciembre de 2009

Los manuscritos del caos

Hace unos días viajé a Barcelona. Mientras caminaba por Plaza Cataluña, encontré unos manuscritos arrojados en el suelo. Cuando los recogí, empecé a leerlos sin poder detenerme. En ellos se narraban las aventuras de un personaje que viajaba a Barcelona. Mientras caminaba por Plaza Cataluña, encontraba unos manuscritos arrojados en el suelo. Cuando los recogía, empezaba a leerlos sin poder detenerse.

26 comentarios:

Lucas Vargas y Sierra dijo...

Flojo... no me gustó, muy forzado el efecto de la repetición.

¡Alegría!

Daniela dijo...

¡Muy buena idea!

no comments dijo...

Efecto repetición conseguido, me gustó.

Un saludo indio

Marta Abelló (martikka) dijo...

Ooops!Qué sorpresa!
El efecto elipsis es ideal para Los Manuscritos del "Caos".
¡Saludos Esteban, y gracias!

Víctor dijo...

Me encanta el relato, porque me encantan las espirales. Además, me recordó mucho a un relato mío:

http://realidadesparalelos.blogspot.com/2009/04/bookcroosing.html

Seguro que te suena, porque ya lo comentaste, Esteban. Muy bueno, para ser uno de ts homenajes.

Un abrazo, Esteban.

Adivín Serafín dijo...

¿Ese día estabas vago? Te los he leído mejores.

Lau dijo...

Me recuerda un micro cuento que publico alguien que conozco que salio al descuido y fue una elaboracion colectiva.

Lau dijo...

http://the-vidente.blogspot.com/2009/10/cuento-comentario.html

Angie dijo...

Esteban, no lo puedo creer me recomendaron tu blog ayer y ya me lei todos y cada uno de tus cuentitos( como te gusta llamarlos) me encantan!

Felicitaciones!

celebrador dijo...

Salí de La Habana un día

Camino de Santander

Y en el camino encontré

Un cartel que así decía:

Salí de La Habana un día, caminó de Santandeer, y en el camino encontré..

Esteban Dublín dijo...

Lucas, te agradezco la crítica. No veo por qué lo ves forzado si precisamente el cuento se titula los manuscritos del caos. Alegría, sí, qué buena forma de terminar.

Daniela, gracias, aunque no es del todo tan original, ¿no? Las espirales son un recurso muy propio de la microliteratura.

David, te agradezco. Saludos para ti.

Marta, gracias a ti. Por confiarme tu nombre. Pocos nombres de blogs tienen títulos tan inspiradores que terminen en el mismo título del blog.

Víctor, qué bueno que te haya gustado. Y sí, recuerdo bien tu cuento. Una maravilla, sin duda alguna.

Esteban Dublín dijo...

Adivín, ¿qué sé yo? Me doy a la tarea. No siempre sale tan bien, aunque a mí me ha gustado mucho.

Lau, claro que te recuerda a otro. Como le dije a Daniela, en la microliteratura, los cuentos en espiral son muy frecuentes. El cuento que me enviaste, por cierto, está muy interesante.

Angie, ¿de verdad te leíste todos los cuentitos? Yo tampoco lo puedo creer.

Celebrador, gracias por el aporte: de nuevo una espiral, esta vez en forma de verso. Bienvenido por aquí.

Ana dijo...

Tu humor hizo que me quedara y hoy hace que vulva. Un beso de vuelta

Esteban Dublín dijo...

Qué bueno verte por aquí de nuevo, mi querida Ana. Un beso.

psicoisapecat dijo...

Esteban, ¿has estado en Barcelona?
Des ser así, sí que sabes que en los suelos se encuentra de todo, y entre ello, hasta arte así como caos.
Isabel

Ro dijo...

Aunque el espiral es un recurso muy socorrido, a mi me ha gustado el empleo en este cuentito.

¿hay algo nuevo bajo el sol?

Abrazos querida Martikka.
Ro

Esteban Dublín dijo...

Isabel, te confieso que no conozco Barcelona, pero es un destino fijo en mi plan de conocer el mundo. Digamos que fue una afortunada casualidad.

Ro, lo primero que quiero decirte es bienvenida a la casa de los cuentitos. Con respecto al cuento, tienes razón, a mí me alegra que te haya gustado. Creo que la originalidad radica en tu visión particular de ver las cosas y del modo como las cuentas.

Naida dijo...

Me parece que ya esto lo viví. ¿O leí que lo viví?
Me encanta. Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Qué bueno, Naida. Tal vez lo viviste, tal vez leíste que lo viviste, tal vez encontraste tú también los manuscritos del caos.

Quimera dijo...

Mmm ya me estaba haciendo falta visitar este sitio... Mi ausencia, cortesía de un riñón y un modem enfermos, creo que se prolongará unos días... :'(

*Sechat* dijo...

¡Me ha gustado ese bucle! Creo que a Martikka le gustará ese homenaje que le haces. Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Quimera, mejórate pronto. De todos modos sabes que esta es tu casa y puedes pasar aún mal de salud. Abrazos.

Sechat, muchas gracias. Espero que así sea.

Martín dijo...

Historia cíclica! El autor y el sujeto se confunden hasta el infinito

Esteban Dublín dijo...

Así es, Martín, como siempre, un placer tenerte en esta casa.

Lau dijo...

Si Esteban eso me dijo uno de los co-autores del cuento que te envié. ¿Sabes que me gusta? Que uno no se da cuenta cuando empieza el espiral.

Esteban Dublín dijo...

Te confieso, Lau, las espirales son una debilidad. Me fascinan y se me vuelven tentación aún cuando no deberían. Un beso.