viernes, 12 de noviembre de 2010

Mezcla

Pablo Giordano tiene dos grandes pasiones: la literatura y la fabricación de artesanías en mimbre. Durante años, distribuye su tiempo de tal modo que puede dedicarse durante la mitad del tiempo a escribir y la otra mitad, a fabricar artesanías. Ambas, por igual, representan una satisfacción para él, pero la dedicación y empeño que emplea para las dos actividades le ha representado un agotamiento ocasionándole más de un vahído. Salomónicamente, ha decidido resolver el inconveniente por lo sano: ahora escribe cuentos de mimbre.

14 comentarios:

No Comments dijo...

Me gusta lo de escribir cuentos de mimbre, pero en esta ocasión el micro me ha parecido demasiado forzado. No sé si estoy en lo cierto. Simple y humilde opinión.

Un saludo indio

Torcuato dijo...

Me imaginaba un final parecido.
Pero me ha gustado. El micro tiene buen mimbre.
Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Dentro de poco se le ocurrirá hacer cestos de cuentos y tendrá que dividir su tiempo otra vez ;)
Abrazos

Víctor dijo...

A mí tampoco me convence mucho ese final, Esteban. Lo que sí me gustó es que las dos aficiones del tipo (artesanía y literatura) pueden ser una sola. ¿O la literatura no es trabajo de artesanos?

Un abrazo.

Pablo dijo...

Gracias.

Pablo Gonz dijo...

Etimología de la palabra texto: lo que se teje, lo tejido. Hermoso texto, Esteban, muy simple y pulcro.
Abrazos,
PABLO GONZ

Alís dijo...

Qué bonito lo de los cuentos de mimbre. Seguro que Pablo Giordano ahora es feliz.

Besos

josé manuel ortiz soto dijo...

Una sabia decisión; la mediación siempre dará mejores resultados.

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

David, es verdad. A mí tampoco termina de convencerme. Escribir estos cuentos con nombre propio siempre representa el mayor reto para mí.

Torcuato, gracias.

Anita, ¿qué tal cestos de cuentos?

Víctor, pienso igual que tú: el micro no es la gran cosa, flojo más bien, lo interesante es el asunto de las combinaciones de nuestras pasiones.

Esteban Dublín dijo...

Pablo, un gusto.

Pablo, a mí realmente no me gusta tanto. Me parece que está bien narrado y que la idea puede ser interesante, pero dista mucho de ser un micro poderoso e impactante. Abrazos.

Alís, eso espero.

José Manuel, por eso digo que Salomón ha sido uno de los más sabios reyes. Un abrazo.

Pablo Gonz dijo...

No creo, Esteban, que todos los microtextos deban ser poderosos e impactantes. Este es hermoso y suave; y eso a mí ya me vale. Aunque quizás a ti no.
Más abrazos,
PABLO GONZ

Esteban Dublín dijo...

Pablo querido, tienes razón con respecto a lo que dices. Como te digo, me gusta la narración y la idea, pero no la combinación de ambas. Abrazos.

Manuel dijo...

Ya podrá trenzarlos bien. Ja ja ja

Esteban Dublín dijo...

Todos esperamos lo mismo, Manuel.