viernes, 28 de enero de 2011

De la sabiduría del mar

Te escribí un relato y te lo mandé en la embarcación que partía hacia tu playa. En algún lugar, el barco se detuvo, aunque luego siguió su rumbo. El relato, sin embargo, quedó encallado.

11 comentarios:

Víctor dijo...

El relato, encallado; y Gotzon, contento, se supone.

Un abrazo internacional.

Anita Dinamita dijo...

Muy bonita mención
Abrazos

No Comments dijo...

Esteban yo también quiero un micro "dedicado", ¿cuando?

Gracias de antemano

Un saludo indio

Gotzon dijo...

Claro que Gotzon esta contento, ha sido toda una sorpresa. Gracias Esteban.
Me gusta la idea que entiendo expresa el relato... las personas pasan de largo por ese océano que es la historia, sus obras quedan encalladas en la memoria de los contemporaneos... (Solo unos pocos, excepcionales para bien o para mal, logran permanecer por siempre a flote para que alguien aprenda de su legado, gran sabiduría la del mar.)

¿Muy rebuscado el significado? no importa, me gusta así, jajaja.

Gracias Esteban, todo un regalo.

Angela María dijo...

me encanta!
muy bonito relato.
Un beso.

Javier Ortiz dijo...

Gran verdad lo que muestra este micro: muchas buenas obras literarias quizá hayan quedado encalladas y jamás leídas.

Buen cuento con nombre propio, me ha gustado.

Patricia dijo...

Cuando un escritor hace un regalo literario a otro escritor, todos los lectores nos ponemos felices.
Abrazo a ambos

Esteban Dublín dijo...

Víctor, eso espero. Abrazos internacionales. ¿Qué hubo de tu libro? ¿Ya lo tienes?

Anita, gracias.

David, debes tener paciencia. Según el calendario que tengo en seguidores, tu cuentito estará en eso de diez semanas. Paciencia, mi amigo.

Angelita, gracias.

Javier, yo insisto en que esta serie me propone retos muy complicados. Aunque no termina de gustarme del todo, creo que la idea da para un poco más.

Patricia, si quieres el tuyo, ya sabes que solo debes inscribirte en la sección de Seguidores. Abrazos.

Esteban Dublín dijo...

Querido Gotzon, lo valioso de esta serie es que cada persona que la recibe, reciba con agrado la historia que he elegido para ella, así no siempre el resultado sea el más satisfactorio. Me alegra esa interpretación que le das y espero que vuelvas por aquí. Un saludo afectuoso.

Gotzon dijo...

Un apunte sobre el título de mi blog (que quiero hacer aunque nada tenga que ver con esta entrada, que me encanta.)

Si os fijais debajo del título genérico hay una coletilla que dice:

" . . Relatos Encallados . .
………en algún lugar perdido de mi particular Singladura por la enigmática zona del Hemisferio que abarca las Areas de Broca y Wernicke………"

Dichas áreas aún sin explorar se encuentran en el cerebro humano y son las que nos proporcionan el don del entendimiento hablado y escrito...

Se me ocurrió titular así el blog porque en mi cerebro permanecen encalladas cientos de historias... que poco a poco intento rescatar de su naufragio y sacar a la luz... quizás así vaya dejando espacio para que otras tantas encallen y más adelante corran el mismo destino..

Un saludo y reitero mi agradecimiento.

Esteban Dublín dijo...

Gracias a ti, Gotzon. Reconozco que en algún momento pensé abordar el microrrelato a partir de esa premisa de la que hablas a partir de las ubicaciones del cerebro. Sin embargo, al final, me decidí por algo más mundano. Abrazos.