lunes, 13 de mayo de 2013

Séptima historia de siete sin final feliz

Fanático del lobo, narrador reivindica su historia.

4 comentarios:

Lauri dijo...

Debo confesar que esta vez me perdí... comprendo que la clave está en el lobo, pero no logro captar sentido. A pensar un poco más...¡ me das trabajo, Estéban!
Muchos cariños...

Esteban Dublín dijo...

Lauri, sencillamente es una versión donde el lobo no termina mal. Y si no termina mal el lobo, ya podrás imaginar cómo termina Caperucita.

El Eskimal dijo...

Veo que no siempre hay triunfo. Lo interesante es como convertir la historia en algo alterno desde el narrador.
Saludos.

Esteban Dublín dijo...

El narrador juega un papel predominante, mi estimado Eskimal. Gracias por pasar.