domingo, 27 de enero de 2019

Mitología uitoto, Vaupés III

La avispa cortó nuestra cola, la cola que la gente en un principio llevaba. Todos teníamos cola. Le cortó la cola a la rana y también a nosotros, que así nos convertimos en seres humanos. Finalmente se cansó de tanto cortar y a partir de ese momento los hombres que aún tenían cola se transformaron en micos churucos.

2 comentarios:

Alís dijo...


Qué cuentos más bonitos, Esteban.
Los leía y me preguntaba cuánto es sólo tu fantasía, cuánto el resultado de un trabajo de investigación para reunir antiguas leyendas... En cualquier caso son perlas, pepitas de oro debería decir mejor.
Y me alegra volver a leerte después de tanto tiempo
Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Hola, Alís, que amable eres. Todos estos son mitos propios de culturas precolombinas. Un trabajo que no hice yo, pero es absolutamente necesario compartir con el mundo.