viernes, 14 de noviembre de 2008

Jitler XIV: adiós

El man estaba indefenso, como nunca lo vi. Se agarraba la tripa y me mostraba la sangre. Lo agarré de la camisa y lo arrastré pa' dentro. Yo le decía fresco, parcero. Él me cogió la jeta y me decía pegame un pepazo. Y yo que no, que tranquilito, mijo. Entonces me arañó el pecho y me amenazó: que si no lo mataba yo, me quebraba él. Y yo que no. En esas me dijo cosas muy paila, que marica, que güevón, que cobarde de mierda. Y yo como si nada. Cogí el teléfono todo nervioso y llamé una ambulancia. El Jitler me gritaba de todo, me insultaba feo, parcero. Y como yo no le hacía caso, se metió con la que no era. Me dijo que por marica es que tenía mi novia muñeca, que por eso él la había mandado al papayo. Dígame usted cómo reacciona si le dicen eso. ¡Ah! ¡Dígame! Lo que sí me acuerdo clarito es que cogí el fierro del man que estaba en un cajón y que el sonido de la sirena encubrió el del tiro que acabó con esa gonorrea (Fin).

(Haz clic aquí para descargar la serie completa)

PD: Quiero agradecer especialmente a John Alex Cuervo por su desinteresada colaboración en la construcción del lenguaje de esta serie. Cuervo, Alex, Medellín, estudiante de Antropología de la Universidad de Antioquia, diseñador gráfico, coproductor de la revista La Piquiña y diseñador de la publicación electrónica www.homohabitus.org

9 comentarios:

Mauricio Duque Arrubla dijo...

¿y después del hitler quién? Me perdí con lo de la novia, habrá que leer los otros trece a ver si me ubico...

Descanse en paz el parcero J

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Oiga Dublín, ¿Qué le parece si pone en un PDF al Jitler?, aquí mismo, al margen, para descargarlo completo y poder leerlo de un tirón.

Requiescat por el man.

¿Qué viene ahora?, ¿qué leermos los viernes?

yacasinosoynadie dijo...

Sabes bien que admiro tus cuentos, pero que al Jittler nunca le cogí cariño. Quizás porque es ese lenguaje de novela de comuna paisa tan reiterativo últimamente en la literatura colombiana…Quizás si no cojo la historia por fragmentos, sino me la consumo en un libro de un solo tirón pueda encontrar cosas y pensar distinto, pero así como apareció acá definitivamente no me gustó. Eso si: te felicito hombre por enfrentarte a un lenguaje y a una narrativa totalmente opuesta a la de tus otros cuentos, eso es de una valentía y de una búsqueda valiosísima. Un abraso

Esteban Dublín dijo...

Bueno, señores, gracias a sus amables sugerencias, la serie completa está disponible para todos ustedes. Sólo deben hacer clic en el enlace al final del último capítulo para poder descargarla. Ahí encontrarán los comienzos, los asesinatos, las intrigas, cómo murió la novia del narrador y todo lo que quieran saber de este tremendo sicario.

Les agradezco a todos que se hayan permitido entrar a esta serie a sus hogares.

Recuerden que sus opiniones son las que hacen posible que los cuentitos sigan hablando. Así que no se callen nada que aquí la entrada está permitida para todos.

Esteban Dublín dijo...

Mauricio, ya tienes la serie completa para que encuentres el capítulo que te perdiste.

Johan, los viernes vendrán más cuentitos y algunas sorpresas.

Jorge, te agradezco mucho. Debo decir que para mí fue todo un reto y narrar así me permitió salirme de la caja. Creo que todo es cuestión de arriesgarse. Y me siento orgulloso de haberlo hecho.

4 hechicero yahoo dijo...

Me gustan estos cuentos. Le he pegado una leída y me fue tiempo agradable. Llegué acá sin predestinarlo. Yo estoy escribiendo unos cuentos cortos. Quisiera poder comunicarme con usted y diálogar sobre los temas y estilos de los cuentos. Que buen blog. AH, dejé un comentario en su CBox para que me pueda hacer otro catorce.
Gracias

Esteban Dublín dijo...

Gustavo, muchas gracias. Siempre serás bienvenido por aquí a conversar con los cuentitos.

Pcantaleta dijo...

Bueno el final de jitler. Me emocionó y todo. Bueno, le iba a decir que nosotros ponemos un link a su blog y sumercé pone link al nuestro. Para tejer redes y derrotar a los masivos.http://pcantaleta.blogspot.com/

Esteban Dublín dijo...

Ehhhhhhhhhh, ¿que qué? Discúlpeme, sea quien sea el que haya tomado la palabra del periódico de la cantaleta. ¿Pero quién le dijo a usted que yo no quiero ser masivo? Si por mí fuera, que todo el mundo viniera aquí a leer. Además, le informo, yo no pongo enlaces por favores, sino porque me interesa yu me gusta el sitio que visito.

Aparte de todo, ¡¡¡¡¡¿derrotar a los masivos?!!!!! Por favor, en serio y muy respetuosamente, no sea tan mamerto.