lunes, 4 de mayo de 2009

Trampa

El infiltrado le dio la señal al policía para que atrapara al delincuente. El policía entró a escena y disparó. El infiltrado cayó tendido. Ambos policías se sonrieron y huyeron como los delincuentes que eran.

16 comentarios:

ángela cuartas dijo...

Es un gusto empezar el día leyéndote, porque es empezar estimulando la imaginación.

Nancy dijo...

¿Que en Guatemala pasó qué cosa? jajajaja
Excelente Esteban, excelente.
Apapachos

Campanula dijo...

UUUUUU mundial, más parecido a la realidad imposible.
un abrazo

PAOLA dijo...

Esteban, siempre leerte es un desafío a mi estabilidad!!!!!
Besos infiltrados desde un laberinto que te extraña.

Martín dijo...

Vaya giro inesperado! Muy buen microrrelato Esteban! Saludos

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Esteban, encontré este sitio nuevo en el que que unos soñadores como tú quieren publicar sus cuentos. De pronto te interese seguirlos

http://tinyurl.com/c4eruo

Johan Bush Walls dijo...

El infiltrado hizo la señal, los demás se vieron unos a otros, se hizo silencio absoluto; pasaron cinco minutos, pero se antojaba inhumano mantenerlo ahí, el cambio se hizo obligatorio, sin él la remontada era imposible, los locales resignaron el título.

Salú pue.

Esteban Dublín dijo...

Ángela, el gusto es mío cuando pasas por aquí.

Nancy, ¿pasó en Guatemala? Pero si eso no pasa nunca en ninguna parte.

Campanula, la ficción es una bobada comparada con la realidad.

Paola, huy, no me digas eso, que me deprimo.

Martín, gracias. ¿Pero de verdad te parece tan inesperado? Yo ahora que lo releo siento que es algo predecible.

Mauricio, tú como siempre tan pendiente. Mil gracias por la info., pero veo que los relatos no son tan breves.

Johan, no te hagas el pajero. Todavía me debes mi cuento.

female dijo...

Entro y veo mil mujeres... estamos invadiendo y creo que no nos queremos ir.

Mmm, el cuento... prefiero otros, más calientitos, como el del conejo.

Un millón un besos

ángela cuartas dijo...

Esteban, vi en Casa de los cuentos que decías que Monterroso es para vos el mejor cuentista breve latinoamericano, y te quería preguntar, ¿cuál es para vos el mejor cuentista breve de todos los tiempos? Mi pregunta está fundada en la absoluta ignorancia (en realidad no tengo la menor idea) y en el interés que tengo por leer todos cuentos breves que pueda (interés que surgió gracias a tu blog).

Esteban Dublín dijo...

Huy, Female, tienes toda la razón. Ni me había dado cuenta de la proliferación de visitas femeninas. Con respecto al cuento, yo también prefiero otros, más calientitos como dices tú. Laberinto, Abordaje, La casa de Pala Labra, Hambre y Vocación, entre otros. Tienen una construcción más elaborada. No tan facilista. (Me pillaste).

Mi querida Ángela, me picaste la lengua y creo que va a ser difícil que me calle.

Monterroso es para mí uno de los más destacados porque tiene una capacidad de síntesis que no le he visto a ningún otro escritor. Ni siquiera a Cortázar que es tan preciso. Si quieres leer cuentos de él, te recomiendo La oveja negra y demás fábulas.

Por otra parte, hay otro escritor que me parece fascinante, no sé si el mejor del mundo, pero sí con una capacidad de fantasía y precisión literaria extraordinaria. Es Ítalo Calvino que tiene cuentos cortos de una precisón asombrosa. Justamente, en el concurso 'El dinosaurio' el que ocupe el primer puesto, ganará Las ciudades invisibles. El libro es un compilado de microrrelatos acerca de las ciudades que conoció Marco Polo en sus viajes. Te aseguro, Ángela, la descripción de cada ciudad te va a quitar el aliento. Cada ciudad es un microcuento, ninguno supera las 200 palabras y todos, absolutamente todos, son una exaltación de la fantasía que, al menos a mí, me dejaron perplejo.

La microliteratura, mi querida Ángela, está en un auge tremendo. Proliferan los concursos que premian la brevedad y, como todo, hay buenos y malos exponentes. Para mí los malos son los que tratan de dejar una lección moralista. Y los buenos los que se dedican a contar una historia, tal cual como un cuento más extenso o una novela, más allá de querer dejar una lección acerca de lo que debe o no debe hacer el ser humano.

En todo caso, muchos escritores reconocidos por otros géneros, también se han dado a la tarea de escribir microcuentos: Cortázar, Kafka, García Márquez, Borges, Arreola, Benedetti, Millás, en fin. La lista puede ser muy larga, pero te aseguro que si buscas bien, tal vez te puedas encontrar sorpresas con respecto a la cantidad de grandes escritores que han abordado la microliteratura, así sea, como exploración.

¿Viste? Me picaste la lengua. Un abrazo.

ángela cuartas dijo...

Bueno, ya que estoy dispersando palabras por los blogs (hoy también me picaron la lengua a mí), aprovecho para escribirte. Sobre "Trampa" o el otro tipo de cuentos, yo prefiero los que son como "Trampa". Es verdad que los otros son más calientitos (bacana descripción), pero es que me encanta cuando lo que contás deja espacio para que uno se imagine la historia. En los otros, a veces ya está todo dicho en la historia, o casi todo. Son muy buenos, me gustan también, sugieren también un mundo de cosas, pero prefiero cuando en lo que no se dice está todo. ¿Me entendés? Bueno, simplemente para contarte de mi gusto y de por qué me gusta más esto o lo otro entre lo que escribís. Creo que sos muy bueno para las dos cosas y eso es muy bacano.
Mil gracias por las recomendaciones, de verdad. Quedé picadísima con "Las ciudades invisibles". Como trabajé con libros infantiles, estoy un poco mamada de todo lo que exalta la fantasía y la imaginación: hay millones de libros infantiles que hacen eso y muy mal o de una manera muy obvia. Entonces creo que me va a gustar mucho leer este de Calvino, porque seguramente lo hace con mucha altura y así me puedo desintoxicar de lo otro. Me encanta que la microliteratura esté "de moda", me declaro agarrada por la moda. Gracias de nuevo, Esteban.

Zilniya dijo...

Me sorprende gratamente que un relato tan corto consiga ser tan delirante, normalmente se usan páginas y páginas para conseguir este efecto... Muy bueno ^^

Esteban Dublín dijo...

Angelita, me agrada mucho que expongas con tanta claridad por qué te gusta un estilo más que el otro. Para mí es un valiente el que se atreve a hacerlo, porque no se calla lo que cree. Yo, te lo digo, prefiero otros cuentitos, debo decir que este no me gusta tanto.

Con respecto a Calvino, eso sí, no te pierdas ese libro. Te aseguro que de infantil sólo tiene el que deja volar la imaginación, pero de obvio, no tiene absolutamente nada.

Zilniya, muchas gracias por tus palabras. Un gusto que vengas a conocer este espacio y espero que vuelvas.

yacasinosoynadie dijo...

tiene algo "Tarantinesco" este cuento...

Esteban Dublín dijo...

¿De verdad, Jorge? ¿Te parece?