viernes, 2 de abril de 2010

Mujer estelar

Cuando la mujer se ubicó delante del nardo, formó un florieclipse.

21 comentarios:

Quimera dijo...

Tenía unos días sin pasar por acá y vaya que si me perdí de algo bueno!!!

Alís dijo...

Hermoso cuento y hermosa mujer
Beso

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

siempre sugerente y creador, me gustó lo de floreclipse.

Martín dijo...

Lo resolviste con simpleza Esteban. Creo que está bien. Un abrazo

El Griego dijo...

Ah, yo me quedé pensando en la figura. En el simil eclipse solar, eclipse lunar... Qué pasa cuando el nardo queda delante de la mujer? Qué figura surge con qué fondo? Sucede de noche, de día?

Salut, compañero.

Isabel González dijo...

Bonita imagen, muy subjetiva, sugerente, yo hubiese optado por "provocó" en vez de formó, (ui hace frío, voy a cerrar la puerta del balcón...ya...sigo...), y fíjate que el término florieclipse a mí no me gustó mucho, perdona, es raro que no me guste algo tuyo.
eclipse solar o eclipse de sol, eclipse de luna, total o parcial...
eclipse floral, eclipse de flor...

(Sigo teniendo frío, tienes abierta la puerta de tu balcón, Esteban?)

Un beso, la idea si me gustó mucho.

psicoisapecat dijo...

Sencillo y sincero.
Isabel

Jesus Esnaola dijo...

Sin ánimo de iniciar polémicas, pero sí de entablar un diálogo sobre el microrrelato, ¿todo lo breve es microrrelato? Me gusta la imagen, me gusta la idea, no tanto la palabra, pero ¿estamos ante un microrrelato? ¿A veces no os pasa, a mí el primero, que os presionáis para publicar con demasiada frecuencia?
Perdona Esteban por hacer estos comentarios en una entrada tuya, pero llevaba tiempo pensando en los micros y los blogs y te ha tocado.

Un abrazo

Florieclipse dijo...

Vaya, vaya... veo que la palabra-imagen creada por mi amigo Gerardo Ortega saltó de su poema a mi nickname y de ahí a este cuento. Me siento halagada. Gracias, Esteban.

Baizabal dijo...

He dado un vistazo rápido a tu blog, me ha dejado una muy buena impresión tus minicuentos, y éste está muy bueno, la imagen es fantástica. Te sigo y te invito a ver mi blog bajoluzpropia.blogspot.com

Saludos

Salemo dijo...

Muy bueno el homenaje a la bella Carmencita, una hermosa mexicana con la que tengo el gusto de compartir andanzas literarias en el grupo "Heliconia".ella, de modesta, usa ese avatar en lugar de su bello rostro.

Ananda Nilayán dijo...

Qué tierno!!! claro que con ese nombre y esa imagen, no es para menos.
Felicidades.

Esteban Dublín dijo...

Quimera, si te pierdes, ¡mira de lo que te pierdes! Sabes que estás en tu casa.

Alís, se lo debo a Florieclipse.

Daniel, gracias, tiene que ver directamente con el nombre de quien solicitó el cuento.

Martín, creo lo mismo. Que está bien, ni más ni menos.

Griego, dejo el resto del relato a tu imaginación. Me parecería interesante hacer un micro relacionado con el eclipse donde la flor tapa a la mujer. Salut.

Isabel, yo también optaría por el nombre de eclipse floral, me parece más poético, pero insisto, esto tiene que ver con la persona que solicitó el cuento que, precisamente, se hace llamar así: florieclipse. La ventana, por cierto, sí la tengo abierta. Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Isa, gracias. Me alegra que te guste.

Florieclipse, el que se siente halagado soy yo, de que una mujer como tú haya confiado en los cuentitos y me haya regalado su nombre para crear uno a partir de él. Fue un placer y un honor.

Baizabal, pasaré. Gracias por la invitación.

Miguel Ángel, gracias por regalarnos un dato tan importante. Ya lo saben queridos lectores, Florieclipse se llama Carmen. ¿Podría ser más literario? Lo dudo.

Ananda, creo lo mismo. Desde el momento que Florieclipse se inscribió en la sección de seguidores, tenía claro cómo debía ser el cuento.

Esteban Dublín dijo...

Jesús:

Lo primero que tengo por decir es gracias por atreverte a entablar un debate. Esto me parece enriquecedor tanto para autores como para lectores de lo breve.

Responderé una a una tus preguntas con el fin de contestar adecuadamente con respecto a lo que pienso y mi posición con respecto al microrrelato:

¿Todo lo breve es microrrelato?
Definitivamente, no. Si te pasas por Minificcionario o Lata de Lombrices (ambos espacios que referencio en mis sitios de visita) podrás darte cuenta que la mayoría de cosas que se publican se refieren a una idea, a una imagen, casi aforismos, pero claramente no son microrrelatos ya que la narración, por lo breve mismo, es casi inexistente.

¿Estamos ante un microrrelato?
Yo creo, estimado Jesús, que NO. Mujer estelar utiliza el mismo recurso que te menciono en las páginas anteriores. Es importante que yo diga esto: este no es un microrrelato o yo no lo considero así, porque lo que pretende es crear una imagen en el lector, no contarle una historia.

¿A veces no os pasa que os presionáis para publicar con demasiada frecuencia?
Jesús, tal vez sí, pero esa es la disciplina que tengo y pienso respetarla. Te cuento: salvo que haya la noticia de un premio, o de un agradecimiento, o de un concurso, o de una publicación; siempre publico de la siguiente forma:
1. Lunes: cuentos de una, dos o tres líneas máximo. Relatos que he bautizado con el nombre de microscópicas.
2. Miércoles: cuentos inéditos de 100 a 300 palabras. Los que más me gusta escribir.
3. Viernes: cuentos con nombre propio. Si miras la sección de Seguidores, podrás darte cuenta de que una gran cantidad de personas que se han inscrito, han tenido un cuento. Siempre enlazo el sitio de la persona que lo pidió y procuro hacer un relato universal que pueda entender cualquiera y no sólo aquel que lo pidió.

Así que como ves, no es que publique por publicar, más bien es una responsabilidad adquirida que respeto profundamente, sobre todo, por respeto a mis lectores.

Por último, no tienes que pedir perdón. Fíjate lo útil que ha sido tu comentario y la cantidad de reflexiones que abre.

Un abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Hola Esteban:
Tardaré un poco en poder contestarte, pero quiero darte las gracias por tu respuesta, que he leído con suma atención.
Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Cuando quieras, Jesús. Estaré atento.

Jesus Esnaola dijo...

Hola Esteban:

Como suponía, estamos de acuerdo en que no todo lo breve conforma al final un microcuento, parece una perogrullada pero a veces viene bien dejarlo claro. Lo digo porque como género nuevo que es, se produce en muchas ocasiones una confusión entre lo que puede ser una anécdota, un chiste, una imagen como la del texto ante el que estamos y un microcuento realmente. No es que yo sea muy amigo de las poéticas, pero reconozco que pueden aclarar al menos la manera de afrontar un micro que tiene cada autor.

Es evidente que el florieclipse es una imagen, no un micro, como bien dices. Una imagen que gustará más o menos, pero sólo una imagen.

En cuanto a tu rutina, dicha esta palabra en su mejor acepción, no había caído en ella. Yo también comencé hace un año el blog con la intención de disciplinarme un poco, de obligarme a escribir ya que en este mundo que vivimos es fácil no encontrar tiempo para nada. En lo único que no coincidimos en este tema es en el del compromiso con el lector. Yo escribo para mí, mi único compromiso es conmigo mismo, claro que también es cierto que soy casi el único que me leo, y creo que muchos blogs se verían beneficiados, el mío incluido, si el trato que diéramos al microrrelato fuera un poco más exquisito, un poco más cuidadoso, incluso en el apartado de los comentarios, en los que falta bastante espíritu crítico.

Conste que si elegí este blog para expresar mis ideas no es porque tu blog me parezca representativo de lo que digo, sino más bien porque tienes un buen montón de lectores a los que tal vez les apetezca dar su opinión.
Creo que tu blog tiene claramente inclinada la balanza hacia la calidad.
Sin embargo, y mira que me ha costado llegar al comentario del texto en sí, a mí la imagen de Mujer Estelar no me gusta, y si además partía de un nick concreto, me parece un tanto obvia. Por lo que te he leído sé que podías haber hecho algo mucho mejor.

Espero no haberte aburrido y te espero en mi blog para que critiques con certeza mis micros, que al fin lo que deseo es poder decir que hoy escribo mejor que hace veinte entradas.

Un fuerte abrazo del doctor.

Isabel González dijo...

Buen debate, no deja de resultarme curioso que tus entradas no están etiquetadas, a veces yo he estado tentada de eliminar las mías y dejar que sea el lector quién categorice lo que lee si le apetece y si lo necesita. Cuando etiqueto la mayoría de mis entradas con la categoría de microrrelato, intento ser muy consecuente, asegurarme de que lo es, según una serie de criterios que he ido adquiriendo, más o menos objetivos, en los uúltimos 5 meses que hace que los leo y los escribo. Mi estilo personal a veces sacrigica alguna pequeña norma de género en función de mi necesidad de expresar alguna idea determinada, pero sin faltar a lo fundamental, porque sino lo etiqueto de otro modo y listos.

A veces he leído debates en los comentarios a entrada de algún blog, aludiendo a lacuestión de si ees o no es un microrrelato, o cuentito,...etc, cuando el autor ni siquiera lo había etiquetado como tal.

En fin dicho ésto y a pesar de no existencia de etiqueta de género, para mí era obvio que tu mujer estelar no era un microrrelato, y por ello no entré en debate. De todas formas, si este error de partida ha suscitado un debate como éste, bienvenido sea. Se aprende mucho.

Esteban Dublín dijo...

Vaya vaya. Me tomé el tiempo de responder porque bien vale la pena contestar de acuerdo a los comentarios previos.

Jesús, creo que ha quedado claro mi visión con respecto a que todo no es microrrelato. Si pasas por el blog de Ignacio Reiva, por ejemplo, podrás encontrar muy buenos aforismos, pero no son relatos. Ahora, difiero claramente contigo en que hay que escribir para uno mismo. Yo lo que creo es que el primer lector sí es uno mismo. Si no me gusta lo que escribo, ¿cómo le va a gustar a otro? Ahora, eso no quiere decir que yo no pueda hacer cosas que le gusten al resto. ¿Hay garantía de eso? Por supuesto que no, pero yo lo intento con frecuencia. Un abrazo y gracias por el debate.

Esteban Dublín dijo...

Isabel, con respecto a las entradas, sí pensé etiquetarlas alguna vez, pero me parecía que dañaba la limpieza que busco con el blog y además un tanto inútil. Si te pasas por mi blog y buscas entradas de años anteriores, bien podrás encontrar que incluso en este blog hay series. Una llamada el Jitler, que fue un absoluto fracaso. Ahora, la rutina que adquiero sí tiene que ver con etiquetas, pero me parece tramposo ponerlas porque a la larga se trata de cuentos y no hay necesidad de establecer un parámetro de qué es o qué no es. Sencillamente son microrrelatos. Un beso y gracias por pasar con tus valiosas opiniones.