viernes, 18 de marzo de 2011

Kraken

En la isla de Frägen, anualmente, las temperaturas de invierno alcanzan los veinte grados bajo cero, nada comparado con las heladas a las que nos vemos sometidos cada diez años, donde el frío ha llegado a menos cuarenta y tres. A pesar de las precauciones que tomamos durante una década entera, nuestros cultivos quedan prácticamente destruidos, algunas de las casas no soportan los fuertes vientos y el índice de mortalidad por congelamiento aumenta de manera escandalosa. Lo más grave es que nadie se atreve a abandonar la isla y de ninguna parte llegan embarcaciones al puerto que nos pueda brindar asistencia, porque a unos cuantos kilómetros de Frägen, un terrible monstruo marino descansa en las profundidades. El kraken, como lo llaman, es un enorme calamar con tentáculos que superan los cien metros de largo cada uno. Con sus temibles extremidades, ha sido capaz de hundir las flotas navales mejor armadas del continente. Durante diez años, un grupo de marinos se preparan para zarpar y pescar, única alternativa posible para alimentar a los habitantes de la isla y sobrevivir al peor invierno del mundo. Hace diez años partió la embarcación del capitán Henrik Vönger, el hombre más valiente que conocí en mi vida. Este año, verdaderos héroes se enlistaron de nuevo para salvar a sus familias en una misión kamikaze. Al mando se encuentra el único sobreviviente de los ciento cincuenta y nueve hombres que partieron diez años atrás con el capitán Vönger: yo.

6 comentarios:

Patricia dijo...

Excelente prosa para una gran narración. Te imagino como un antiguo contador de historias. Hablando pausadamente frente al clan reunido alrededor del fuego.

Ananda Nilayán dijo...

Muy bien, Esteban, me has dejado sumergida en una claustrofóbica historia... a ver ahora cómo se sacas, jajaja

Besos

Gin Hindew 110 dijo...

Uh? no se, buena atmosfera pero como que le falta algo, la forma completa de un cuento, commo sea, mientras lo leia no puede evitar recordar esto, no se por que (bueno, si lo se)

http://28.media.tumblr.com/tumblr_lgqvvtwnRY1qh3fbdo1_400.jpg

Angela María dijo...

Wow ! me dejo fria!
un final inesperado, muy impactante.

Un beso.

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban, esta historia no puede terminar ahí. Supongo que habrá una segunda parte, al menos.

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Patricia, muchas gracias. Yo también me imagino... Sólo me imagino.

Ananda, que te saque el mismo Kraken.

Gin, puede ser... Revisaré el enlace que me envías.

Angelita, fría claro... ¡Con esas temperaturas!

José Manuel, no lo sé aún. Estoy pensando si amerita una segunda parte...