viernes, 8 de abril de 2011

Hombre Lobo

Desde hace unas semanas, un paciente me visita indefectiblemente cada viernes en la tarde. Según él, sufre de licantropía. Para los que desconocen el término, se refiere a un trastorno mental en el que una persona imita el comportamiento del lobo. En pacientes como este, sin embargo, la enfermedad se encuentra más avanzada. De acuerdo con su testimonio, está convencido de que, más que imitar un lobo, se convierte en uno. Después de intensas sesiones, he procurado hacerlo entender que su trastorno se debe a las largas jornadas que dedica a las lecturas de terror, donde personajes similares aparecen de manera permanente. No obstante, a pesar de los positivos avances que hemos logrado, me insiste en que lo ayude con el objetivo que mencionó desde la primera sesión: quiere que lo cure antes de que vuelva a cometer un crimen, como ha pasado —según me cuenta— desde que sufre la terrible transformación. Este viernes llegó muy tarde a consulta, pero me temo que cometí una fatal equivocación en mi diagnóstico inicial. No me lo dice la intuición, sino que esta es noche de luna llena.

4 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

El otro día escribí un micro con este tema... mi hermana es licántropa (se dirá así?)
me gusta la licantropía vista como trastorno de la personalidad...
Un abrazo

Ananda Nilayán dijo...

Ver para creer, Esteban, es lo que hay...
Oye, si nos convirtieramos en los personajes que leeos, yo sería un peligro ultimamente, qué cosas me haces pensar!!!

Un abrazo.

Claudia Sánchez dijo...

Pues lo lamento por el psicólogo que, seguramente, no contará ningún cuento más.
Me gustó Esteban! Como las noches de luna llena.
Beso

Esteban Dublín dijo...

A las tres replicantes, Anita, Ananda y Claudia, gracias. Pido porque encuentren su Hombre Lobo. Un beso para todas.