miércoles, 27 de junio de 2012

El pueblo que se tragó la tierra

La historia del pueblo que se tragó la tierra es esa. Precisamente, que se lo tragó la tierra. En todo caso, a riesgo de hacer apología a la redundancia, no es necesario entrar en mayores detalles. Quizá, valdría la pena hablar de don Genaro, activo miembro de la biblioteca municipal, a quien preguntarle cualquier duda relacionada con la historia, resultaba fascinante. Tal vez, de la señora Cotrino, querendona anciana que acababa de completar su madrinazgo número veintinueve. O, por qué no, mencionar al alcalde Gabriel, quien en medio del adefesio político de este país, siempre se caracterizó por su integridad y su interés en el bienestar comunitario. Personajes —cómo no— hay muchos, pero lo que hizo inolvidable a ese pueblo, lo que contribuyó en realidad a hacerlo un lugar de visita obligada, fue el suceso de la madrugada del 23 de agosto de 1984. Así, sin más, se lo tragó la tierra.

4 comentarios:

Elysa dijo...

Pues que triste, ser recordado por esa circustancia,se lo tragó la tierra.
Las personas no cuentan en esa historia, sí, triste.

Besitos

David Moreno (No Comments) dijo...

Tantos pueblos tragados por la tierra, y algunos de ellos son noticia por eso precisamente...

Gracias a este micro me surgió otro a mí.

http://microseñalesdehumo.blogspot.com.es/2012/07/gritos-de-auxilio.html


Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Esteban Dublín dijo...

Elysa querida, todos tenemos nuestra manera de ser recordados, así sea por el lugar que habitamos. Un beso.

Esteban Dublín dijo...

David, suscribo la repuesta que te di en tu blog. Va mi abrazo a la distancia.