viernes, 6 de julio de 2012

Sobre ausencias de virtudes en estos tiempos

—Un frasco de paciencia, por favor.
—¿De paciencia?
—Sí. Rápido, por favor.
—¿Trae fórmula?
—¿Cómo fórmula? ¿Ahora un poco de paciencia requiere de fórmula?
—Señora, usted sabe, la paciencia escasea en estos tiempos. No se la puedo vender así no más. Necesito una prescripción.
—Absurdo…
—…
—No tengo fórmula. Pero necesito un frasco urgente.
—Con todo respeto, señora. No puedo darle lo que me pide sin prescripción médica.
—Le doy el doble.
—…
—El triple.
 —Me puede ofrecer diez veces lo que vale. En esta farmacia no se la puedo vender sin fórmula. 
—¡Imbécil, tarado, dependiente estúpido!
—…
—¡Granuja, holgazán, majadero!
—Señora, cálmese, por favor…
—¡Pelafustán, tegua, cretino!
—Salga ya mismo.
—¡Tarado, facho, soplapingas!
 —Lárguese, vieja loca. Y dígale a su siquiatra que le formule un frasco de paciencia.

2 comentarios:

Elysa dijo...

Jajajaja, muy divertido y encima he descubierto dos nuevos insultos que no conocía: pelafustán y tegua. ¡verás cuando se los suelte a alguien!

Besitos

Lauri dijo...

Y un poquito para el dependiente también...
Siempre es un gusto pvolver por acá, y una suerte haberte encontrado y poder leerte.
¡Cariños!