viernes, 28 de marzo de 2008

Tornado

El tornado arrasó con todo lo que se le atravesó. Cuando vio a la pequeña Melisa mirándolo aterrada, se detuvo. La locura del amor penetró en él con la misma velocidad con la que se movía y se incrustó en su corazón hasta matarlo. La pequeña Melisa duró toda la vida reparando la devastación de aquel tornado en su pueblo y esperando a que alguien la mirara igual.

1 comentario:

FRANCO dijo...

Están sabrosos, los cuentitos.