lunes, 17 de agosto de 2009

Una historia que se quedó sin título por empezar sin avisar

Esta historia, esta que en este preciso momento usted está leyendo, está intranquila. Era su momento gloria y las cosas no están saliendo como lo había planeado. El personaje principal no ha llegado y sin protagonista no puede haber historia, o eso, al menos, es lo que dicen los cánones. “¿Por qué no llega?”, se pregunta. “No me puede hacer esto”, piensa irritada (se supone los lectores no pueden ver estos pensamientos y menos que la situación se está saliendo de control. Por eso este fragmento está entre paréntesis). Lo más delicado es que esta historia ya va para su novena línea y aún no ha pasado nada interesante. “¿Qué hago?”, piensa. Es muy tarde. Ya ha quedado expuesta al público y lo peor es que el final está muy cerca. “¡Estoy acabada!”, dice. Tiene razón.

28 comentarios:

Fede Fiesta dijo...

Excelente! Muy divertida

SIL dijo...

Pero con semejante autor, sobran títulos y protagonistas.
Un poco impulsiva la historia, quién no lo ha sido alguna vez??
Brillante.
Un beso.

no comments dijo...

Pobre historia, no se dio cuenta de que la protagonista en esta ocasión era ella...

Un saludo indio

Ananda Nilayan dijo...

Eso la pasó por no vivir el presente y centrarse en otra realidad. Y así fue que pasaron sus 15 minutos de gloria con más pena que otra cosa. Abrazo.

Martín Franco dijo...

Muy divertida, compañero. Me reí de principio a fin.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Esteban, arreglado lo del link, mil gracias.
Kasajo, como para la colección de palabras hermosas

Víctor dijo...

Buena esta mini de metaliteratura. Me gustan los textos que hablan de los textos mismos. Pueden lograrse muy buenas espirales textuales, u otros recursos por el estilo. Y tú la manejaste muy bien.

Saludos lelos!!!

Nightwriter dijo...

Oh por Dios! la historia no se ha dado cuenta de que en su afán por contar algo, ella era la que se daba su propio rumbo....

Excelente relatao Esteban, felicitaciones...

Saludos!

Deprisa dijo...

Me gustan estos juegos metaliterarios. Tienen un punto entre divertido y cierta sutileza complice con el lector.

Tereza dijo...

Me encanta como escribes!

ángela cuartas dijo...

Un gran placer volver.

Esteban Dublín dijo...

Fede, gracias. Me alegra.

Sil, qué maravilla encontrar una lectora tan fiel y disciplinada. Muchas gracias por el halago. Besos.

No comments, terminó y no lo vio. Pasa en el cuento, pero también en la vida.

Ananda, Warhol dice que todos tendremos 15 minutos de fama, pero la historia dejó pasar su momento. Por ansiosa.

Martín, qué bueno que te haya divertido. Una risa es razón suficiente para seguir escribiendo.

Mauricio, qué bueno. Y sí, es una bella palabra. kasajo, moldavo, oriya. ¡Ay, Dios! Qué maravilla que es el idioma.

Víctor, debo confesar que las espirales son una debilidad para mis afectos literarios. Me alegra muchísimo el piropo.

Nightwriter, tú lo dices mejor que nadie. Por eso bien decía Napoleón: "Despacio que estoy de afán".

Deprisa, una alegría que lo veas de ese modo. La historia buscaba cómplices y parece que en ti lo encontró.

Tereza, a mí me encanta cuando vienen a leer.

Ángela, el placer es mío.

Johan Bush Walls dijo...

Maestro Esteban: Hay veces que siento la terrible necesidad de ser una especie de viejito gruñon, porque se me da por llevarle la contraria a todo mundo. El punto es que siento que esta clase de textos que hablan de si mismos no funcionan, porque resultan meros artificios.

El texto es divertido, no lo niego.

Salú pue.

Female dijo...

Me gusta esta historia... no se da cuenta de que lo tiene todo y que además lo tiene en su sitio

Lauri dijo...

Ta´buena!!! Sencilla historia, enternecedora, (me dió pena la pobrecita...) Cariños!!!!!

Esteban Dublín dijo...

Don Johan, por favor, que no se te quite nunca tal necesidad. Es vital para este espacio. Con respecto al punto, déjame diferir. A mí, en cambio, las historias de las historias más que artificios, me parecen una temática interesante que hace posible un punto de vista distinto, una idea fresca. Además, tú más que nadie sabe la inmensa necesidad de exploración que hay, sobre todo, cuando crees que lo has dicho todo. Para mí es un ejercicio fascinante.

Female, es una historia como tú. ¿No te has dado cuenta?

Lauri, muchas gracias. Abrazos.

Martín dijo...

Con semejante autor, esta historia se puede dar el lujo de no tener protagonista. Muy original! Te felicito!

Esteban Dublín dijo...

Martín, no sabes lo que me halaga un comentario como el tuyo. Abrazos.

Deigar dijo...

Fabuloso Esteban, como siempre. En cuanto a tu critica en mi blog de Escritos, es bueno que me lo digas, mi propósito es mejorar, y espero ese tipo de comentarios cuando sea necesario. Gracias.

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Muchas gracias, Deigar.

Con respecto a la crítica que te hice, de verdad que lo hago con mucho gusto. Lo que sucede en este mundo de los bloggers es que es muy fácil elogiar porque la búsqueda de adeptos se vuelve enfermiza. Por eso la gente prefiere quedar bien que decir lo que cree.

Un saludo.

Female dijo...

Sr.Dublín, me hace sonrojar, gracias por el cumplido

inma dijo...

Buenísimo! :D

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Inma, que bueno que te guste.

Pala Labra dijo...

"Fin"

¡Me gustó!

*Sechat* dijo...

Impecable y divertida. Todo un legado metalingüístico el que nos has brindado en este micro. ¡Enhorabuena!

Esteban Dublín dijo...

Pala Labra, un comentario concluyente. Jajajaja. Abrazos.

Sechat, ¿legado metalingüístico? Mierda, palabras mayores. Muchas gracias.

MA[R]CO dijo...

Por aqu'i pas'e y me 'este micro me hizo detenerme. Impresionante. Como es frecuente.

Esteban Dublín dijo...

Marco, qué maravilla verte por aquí. Siempre que quieras, puedes venir a visitarme a mí y a los cuentitos. Un abrazo enorme, amigo mío.