jueves, 15 de octubre de 2009

Sol

Como el astro,
brillante y luminoso,
hasta un hombre llegaron tus versos.

Tomó en sus manos el poema,
devoró tus palabras y,
sin razón,
empezaron a arder como bengalas.

Igual que el astro,
el texto quemaba y,
rápidamente,
consumió al hombre, que,
retorciéndose en llamas,
antes de ser ceniza,
desplegó un monosílabo mortal,
Sol, dijo: Sol.

16 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Mis amigos: debo hacer una salvedad. La poesía y yo no nos entendemos bien. Es una especie de cómplice al que nunca he logrado evocar como merece. De algún modo somos como buenos amigos que no se miran y que no se hablan. Este cuento salió 'poema' si es que se puede llamar así, por la única razón de que la persona que solicitó este cuento ama la poesía y sin duda lo hace mejor que yo. Bueno, cualquiera lo hace mejor que yo en cuanto a versos se refiere. En todo caso, soy consciente de mis inmensas falencias como vate y de antemano pido mis disculpas por mi descarado atrevimiento.

Javier Ortiz dijo...

Aunque está escrito en forma de poema, al ir leyendo, se siente más como cuento (al menos fue lo que me pasó a mí).

Buena experimentación.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Admiro el valor de enfrentar a la poesía para complacer a Sol y en general a todos los lectores que pedimos nuestro cuentito

Víctor dijo...

Yo, Esteban, no me atrevo con la poesía. A escribirla, me refiero. Leerla claro que sí. O sea que lo tuyo es todo un acto de valentía por tu parte que Sol, supongo, sabrá agradecerte.

Un saludo en prosa.

Martín dijo...

Buen debut Esteban! Me pasa lo mismo con la poesía, por eso admiro tu valentía y tu talento. Un abrazo

SIL dijo...

Y a pesar de explicaciones y salvedades, me quemé en estos versos.
He visto el ¨SOL¨ de cerca, no es para menos...
Felicitaciones al autor y al blog homenajeado.

Esteban Dublín dijo...

Javier, así es: quise hacerlo narrativo porque en esas lides me siento más cómodo. Aunque ya ves...

Mauro, gracias. Pero créeme que ha sido dificilísimo llegar hasta ahí. Como dije, la poesía y yo no la vamos.

Víctor, lo que hay que pensar es cuántos valientes han muerto en el campo de batalla al empuñar mal su espada.

Martín, gracias. Inmerecedísimo tu comentario. Aunque no es debut, insisto en que no es bueno.

Sil, gracias. Tú siempre tan buena conmigo. Haces que me sienta un poco menos torpe.

Nancy dijo...

Felicidades, un cuento apoemado... Si eso es no entenderse bien, me parece que definitivamente hay algún entendimiento.
A mí me gustó.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Nancy. Me haces sentir mejor, pero al contrario tuyo, a mí no me gustó.

Lauri dijo...

Buenísimo esto de escribir un poema-cuento...¿Será que en realidad has "creado" un nuevo estilo?
Siempre tu creatividad supera las expectativas que nos traen a este blog. Y eso me encanta.
¡Buen fin de semana!

Esteban Dublín dijo...

Lauri, qué amable eres conmigo. Gracias por tus palabras. Me llenan de aliento. Aunque eso del nuevo estilo es un poco exagerado, amiga mía. Creo que más que cualquier cosa es un intento fallido.

Sol dijo...

Esteban!
Inmensamente conmovida con tus palabras...y agradecida por tu poesía...al parecer, se llevan bien aunque no lo creas!
Un abrazo

estodevivir dijo...

Pues a mí me encantó, de veras.

basiliopc dijo...

Querido Esteban. Acaba de salir el fanzine Manifiesto Azul 8, editado por Colectivo Iletrados y en el que participas con unos microrrelatos. Te lo puedes descargar en tiny.cc/ma8 o en http://colectivoiletrados.blogspot.com Un saludo. Basilio.

Esteban Dublín dijo...

Sol, yo te agradezco a ti por confiarme tu nombre. Con de llevarnos bien, aún no lo sé.

Esto de vivir, pues gracias, de veras.

Esteban Dublín dijo...

Basilio, ok, voy para allá a ver de qué se trata.