jueves, 26 de noviembre de 2009

Desmitificación

Cada vez que Silvia Ochoa se duerme, un hermoso ángel rubio llega hasta su ventana y desde el exterior, a pesar del frío nocturno, se queda observándola extasiado durante largas horas. Los creyentes piensan, con razón, que la cuida por haberse declarado su guardián, pero lo que en realidad sucede es que al verla con esa diminuta piyama, el querubín experimenta una ligera revolución en la entrepierna. Y así, en un ascenso más delirante que el de un vuelo hacia el cielo, ha descubierto que es cualquier cosa, menos un ser asexuado.

22 comentarios:

Ananda Nilayan dijo...

JAJAJAJAJA, qué bueno!!!
:)))))

Víctor dijo...

Como te lean los obispos te excomulgan, Esteban. ¿Así de fàcil era saber el sexo de los ángeles? No conozco (aún) el blog de Silvia, así que no puedo opinar demasiado sobre el cuento en relación a la homenajeada.

Un saludo, Esteban.

no comments dijo...

Ahora lo entiendo, por eso cuando vago por las calles a mí también me pasa. Soy un querubín, nada asexuado... jeje

Un saludo indio

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

jejejejeee buena idea para un micro, aunque creo que deberias haber sido más preciso, veo demasiada adjetivacion nose.

Aun así aplaudo el texto.

Naida dijo...

Y yo que toda la vida había creído que eran asexuados. Voy a tener una conversación seria con mi ángel de la guarda la próxima vez que se aparezca.

Julibelula dijo...

Hermoso!!! Ya puedo imaginármelo y me encantaría encontrármelo... El mío no se parece en nada al de tu cuento, con excepción clara de el hecho de que tampoco es un ser asexuado ;)

Nancy dijo...

Aplausos, muchos

Campanula dijo...

Pobre angel, de repente parece muy humano.
un abrazo

soadelf dijo...

Hola, muchas gracias por el cuento Esteban, me ha despertado una sonrisa jeje,yo que estaba un poco baja de moral.Fíjate lo que has conseguido, en verdad eres un ángel, pero no este travieso que mi mira desde la ventana. Me ha encantado, muchas gracias.

Con tu permiso lo pondré en mi blog, cada vez que lo lea me acordaré de ti y reiré jejej

Esteban Dublín dijo...

Ananda, un gustazo que te haya hecho reír.

Víctor, hay solución, ya que no me interesa que me lean los obispos. Para conocer su blog, sólo es que le des clic al nombre de ella en el cuento. Así lo hago siempre. Abrazos, amigo mío.

David, a ti te pasa, a mí también. Saludos.

Daniel, soy un adjetivista fanático. No es un capricho, es un gusto adquirido.

Naida, no le pidas explicaciones, que aún así te va a seguir cuidando. El amor es así, silencioso a veces, pero frenético.

Julibélula, jajajajajaja. Me has hecho reír. Me gusta eso, odio la mojigatería. Aunque ojo si lo encuentras, ¿no? Con cuidadito que tal vez sea más atrevido de lo que aparenta el angelito.

Nancy, como siempre, gracias.

Campa, como nosotros, que nos creemos seres alados. Besos y que bueno tenerte de vuelta.

Silvia, honor el que me hiciste al confiarme tu nombre. Me alegra mucho que haya sido de tu agrado. Besos.

Quimera dijo...

Menos mal y Silvia no duerme desnuda... Espero que esa clase de ser alado solo vigile el dormir de la protagonista!

Salemo dijo...

A partir de ahora habrá que preguntarse qué hay de cierto sobre lo que dicen de los ángelitos de raza negra...

Esteban Dublín dijo...

Quimera, ese es un dato que sólo podría confirmar o desmentir la propia Silvia. El otro dato, para divertirnos un poco, dejémoselo a la ficción. ¿Qué pasaría si no sólo vigila?

Miguel Ángel, no es que yo sea desconfiado, pero también me haría la misma pregunta que tú. Abrazos.

Lau dijo...

Así son los encantos y desencantos de la vida. Falta identificar cual es cual.

Lauri dijo...

Y ella se viste con su diminuta piyama, porque todas las noches sueña con él...
¡Buenísimo!

*Sechat* dijo...

Me ha encantado esa caída del mito sobre los ángeles. Muy divertido.

Esteban Dublín dijo...

Lau, jajaja, no siempre es lo que creemos que es. Hay infinidad de cosas que desconocemos, pero hay otra infinidad de cosas que desconocemos que desconocemos. ¿Me explico?

Lauri, es una buena teoría. Me parece interesante una segunda versión por ese lado.

Sechat, una desmitificación bastante polémica, ¿no? Qué bueno que haya sido de tu agrado. Besos.

Lau dijo...

Claro que si querido Esteban.

Esteban Dublín dijo...

Qué bueno, Lau. A veces creo que me vuelvo excesivamente conceptual. Un beso.

Adolfo dijo...

Silvia por favor ni los angeles te resisten.pequeña brujita

Esteban Dublín dijo...

Adolfo, si lo dices, será por algo.

soadelf dijo...

Fíjate Adolfo.
Yo tengo varios ángeles por ahí observándome por la ventana muy golosos,tengo a mi pareja celoso perdido jejej