jueves, 12 de noviembre de 2009

Versión II

En el antiguo Egipto, antes de que una persona levantara una construcción, se elevaba una plegaria a la diosa Sechat, “la señora de los constructores”, para determinar la viabilidad del proyecto. La diosa, gracias a sus conocimientos en cálculo y arquitectura, determinaba si la nueva construcción era adecuada o no. Hace miles de miles de años, sin embargo, un Faraón egipcio no siguió los consejos de Sechat y la diosa lo castigó ahogándolo en el mar. Pero muchos han tergiversado la historia atribuyéndole el hecho dizque a Yahvé a través de un tal Moisés.

10 comentarios:

Quimera dijo...

Interesante tu versión! Saludos... Que estés bien!

jordim dijo...

mm, qué interesante..

Víctor dijo...

Me gusta la idea, pero la veo un poco confusa al final. Esa última frase debería ser más clara, según mi opinión. Por lo demás, Sechat puede estar bien agradecida.

Un saludo.

Sergio Gonzalez dijo...

wow, prolija imaginacion la tuya amigo

Esteban Dublín dijo...

Qué bueno que te haya interesado, Quimera. Abrazos.

Jordim, bienvenido. Vuelve cuando quieras.

Víctor, revisaré. Gracias por tu crítica.

Sergio, te agradezco mucho.

Mofeta dijo...

hola, me gusto el cuento de "ocupado"

tu sitio se me adapta porque estoy muy ocupada para leer ultimamente.


Ciao

Esteban Dublín dijo...

Me alegra que te haya gustado, Mofeta. Vuelve pronto.

Lau dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lau dijo...

Yahvé y no Sechat. ¿Y ahora que dirán que fue la creación y no la evolución? =P

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Quién sabe que digan ahora, Lau, pero que digan, eso es lo importante para crear debates. Son necesarios en este mundo de información seleccionada y equivocadamente unificada.