lunes, 30 de noviembre de 2009

Pesadilla

Vivía el sueño americano. Despertaba en su país.

21 comentarios:

Javi dijo...

Fantástica mini, Esteban!

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Esto de felicitar tanto a Esteban se nos vuelve costumbre pero, ¿qué podemos hacer si se lo merece sin duda?

Muy bien, qué chévere

Nancy dijo...

Bravo, me sumo a los aplausos.

Ananda Nilayan dijo...

Pero, Estebán... América del norte, centro o sur??? porque si es el norte, aviado va...
De todas maneras tu ingenio me hizo reir como loca!!!
Un abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

jejeje, costo pillarlo a la primera con tanta prisa, pero despues de varias lecturas, zaaasss, saltó esa lucecita.

muchas veces volver a casa se convierte en un sueño.

Lauri dijo...

Estos micro-micro que escribís son un golpe de puño perfecto...

Deivi E. dijo...

Me recuerda a Dorothy en el mago de Oz.

Quimera dijo...

Ay Esteban, ya me aburrí de decirte siempre lo mismo... Escribe algo que no me guste para ver si me quejo en la admón...

Lau dijo...

Así es la vida. Unos quieren irse otros desean volver.

Martín dijo...

Buena ráfaga! El sueño americano no siempre tiene un final feliz.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Javi. Me alegra que te haya gustado.

Mauro, agradezco tus elogios cada vez más. Espero que cuando no lo merezca, también me lo hagas saber.

Nancy, te agradezco. Un beso grande.

Ananda, entiendo perfectamente tu preocupación geográfica, pero bien sabes que aunque es definitivamente arbitrario, porque las Américas no sólo corresponden al norte, se ha empleado el término coloquial "sueño americano" a la búsqueda de dinero y éxito en Estados Unidos. Debo decirte que me sumo a tu inquietud lingüística y que además la comparto, pero en este caso he usado un término propio de la gente, aún cuando no esté usado de la manera más precisa.

Esteban Dublín dijo...

Daniel, paradójicamente, el sueño de los latinoamericanos no está en Latinoamérica. El éxodo es cada vez más frecuente y nos deja cada vez más solos.

Lauri, gracias, espero que no te hay dejado noqueada para leer el próximo.

Deivi, ¿en verdad te recuerda a Dorothy? Quisiera que me explicaras más la relación.

Quimera, jajajajaja, creo que tu pedido no depende realmente de lo que escriba, sino de tu estado de ánimo con respecto a un nuevo relato. Gracias por tu fidelidad.

Lau, creo que la mayoría quieren irse. Yo no, por supuesto. Yo disfruto mucho el caos latinoamericano aunque a veces me saque de quicio.

Martín, claro. No tiene final feliz cuando descubres que en realidad no lo estás viviendo porque sigues en el mismo lugar. Un abrazo grande, mi amigo.

Deivi E. dijo...

Cuando golpea sus talones y dice que no hay nada como estar en el hogar. Me he visto diciendo eso muchas veces.

Víctor dijo...

Me costó un par o tres de lecturas, rechazar unas cuantas interpretaciones incorrectas, darle vueltas en la cabeza... pero al final lo entendí. Y ahora que lo veo, tan difícil no era. ¿Eso de que me cueste tanto entenderlo es bueno, no, Esteban? Ahora, por fin, puedo decirte: buena mini. Estos yanquis hace ya mucho que no tienen sueños americanos. Más bien provocan pesadillas.

Un saludo.

Esteban Dublín dijo...

Deivi, debo confesarte que no entiendo muy bien tu comentario por el cambio de tiempos verbales que haces.

Víctor, no sé si con tantas relecturas, Víctor, pero siempre es grato contar con un lector disciplinado y entregado como tú. Los gringos, por otro lado, tienen lo suyo, pero nosotros también, pero dudamos demasiado. Un abrazo.

Campanula dijo...

Me suena conocido, este me ha encantado.
un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Qué bueno que lo conocido sepa tan bien, ¿cierto, Campa? Un beso grande.

Ananda Nilayan dijo...

Ay Esteban, a mi me raya que se refieran a América como al norte olvidando América del sur y del centro.
Debe ser un mal generalizado, por lo que veo.
Supe que te refierías a la América de las contradicciones, pero me quedó ingenioso el comentario (o no???)
Abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Ananda querida, es perfectamente entendible que te moleste. A mí también, para serte franco, pero en este caso me tomé la licencia, ya que bien sabes que no hay sueños americanos con el fin de ir a Venezuela, o Perú, o Paraguay. El sueño americano es conquistar los Estados Unidos. Un beso grande y, de nuevo, gracias por la inquietud.

psicoisapecat dijo...

Muy bueno.
Isabel Gómez

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Isabel. Me alegra que te guste.