lunes, 16 de noviembre de 2009

Historia universal

Inicio, nudo, desenlace.

25 comentarios:

Saul Rojas Blonval dijo...

Faltó la edad intermedia! jajaja

Excelente colección de grandes pequeñas historias.

Saludos...

Víctor dijo...

Creo que ya te había comentado esta mini en algún otro lugar, Esteban. Pero repito: muy buena. Eso sí que es contar una historia en tres palabras; eso sí es economía lingüística.

Un saludo.

Ananda Nilayan dijo...

Ahí es ná, Esteban ^^!!!

no comments dijo...

Inicio, nudo y desenlace.

Esa es la cuestión sí, pero ¿y?

Desde mi humilde crítica y siempre constructiva, me falta algo. Tan resumido, tan hiperbreve que no me dice mucho.

Un saludo indio

Walter Giulietti. dijo...

Particularmente, aunque suene poéticamente hermoso, pongo en tela de juicio pensar a la historia universal con un inicio. Lo mismo me sucede con el desenlace puesto que pienso que la historia universal, ahora que traes el tema a la mesa, está estancada en un nudo eterno.

Pero ahora a lo literario: Si la falta del punto final es metafórica y busca un segundo mensaje, mil felicitaciones.

Nancy dijo...

Ummmm... seguiré pensando...

psicoisapecat dijo...

Si encuetras una historia de dos palabras o una, ¿estarás en lo guines....?
¡Genial!, muy bueno, me ha gustado

Martín dijo...

Nadie puede negar el final abierto.. o sea, la historia no termina allí.

Quimera dijo...

De acuerdo con Martín!
Sin embargo, mil gracias por la brevedad...

Javier Ortiz dijo...

Como dice ‘no comments’, como que falta algo.

Saludos.

Johan Bush Walls dijo...

Tienen razón los que comentan, pienso, con lo del inicio de la historia universal, porque no empezó donde todos dicen, y no termina y si termina, ¿quién lo sabrá?

Salú pue

Martín Franco dijo...

Breve, conciso y, sobre todo, putamente preciso.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

enhorabuena por el blog y sobre todo por fomentar el microrrelato. A ver si logramos que aparezca en el RAE la palabrita.

Esteban Dublín dijo...

Saúl, primero que todo bienvenido por aquí. Si lo ves bien, ahí está la edad intermedia. Lo que pasa es que la sutileza es mínima.

Víctor, gracias. Me gusta el asunto de la economía, pero en ocaciones lo he visto innecesario. Este, claro, no es el caso. Saludo para ti.

Ananda, no te entendí, ¿me podrías repetir?

NC, lo primero que debo decirte es que gracias por la crítica. Lo segundo es que sí me gustaría que ahondaras en tu argumentación con respecto a tu falta de congeniedad con el cuento. Saludo para ti. Espero tu réplica.

Walter, qué bueno que lo hayas visto por ti mismo. No hay nada que agregar. Un placer contar con lectores tan detallistas como tú.

Nancy, yo te espero todo lo que sea necesario.

Esteban Dublín dijo...

Isabel, créeme: estoy en el intento. Espero que pronto. Un beso grande.

Martín, tú bien lo has dicho. La historia universal no acaba, ni siquiera en el fin del mundo.

Quimera, un gusto. Sabes que la brevedad y yo somos hermanos.

Javier, está muy bien. Me gustaría, como le dije a él, que profundizaras en tu antipatía por el cuento. Me encantaría saber el por qué. Un abrazo.

Johan, la historia universal es un ciclo, infinito tal vez. Pero hay un detalle en el cuento que lo hace especial. Y con respecto a tu pregunta, como soy un hombre creyente, podría decirte que sólo Dios.

Martín, qué bueno verte por aquí de nuevo, hermano mío. Sobre todo con un comentario tan halagador.

Daniel, bienvenido a esta casa de microrrelatos. Espero, igual que tú, que la RAE la acepte pronto.

no comments dijo...

Lo primero ENHORABUENA por los premios y reconocimientos que van llegando, seguro que no son los últimos.

Respecto a esta historia universal, inicio, nudo y desenlace, a mí al menos me aporta poco, no dice nada nuevo, esta mini adolece precisamente tanto de inicio, como de nudo, como de desenlace.

Es mi humilde opinión... o quizá es que no la acabo de entender, jeje

Venga un saludo indio y sigo leyéndote

Javier Ortiz dijo...

Esteban: simplemente este cuento no me enganchó. Es una percepción personal. Este cuento se me antoja como si chupara una paleta con todo y envoltura (no le pude tomar el sabor rico que he percibido en la mayoría de tus cuentos que he leído)… Pero en fin, tan sólo es algo personal, sé que puedo estar equivocado (ya que la mayoría de los comentarios son favorables), pero es lo que pienso.

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Javier, estás en todo tu derecho. Los gustos son particulares, como todo. Te agradezco enormemente la exposición de tu percepción. Otra cosa es que la mayoría de comentarios sean favorables no necesariamente hacen al cuento bueno. El arte es policémico y las interpretaciones, aunque es un relato breve, son infinitas. Todas tan válida como la tuya. Abrazos.

Esteban Dublín dijo...

No comments, agradezco la extensión de tu comentario. Como le dije a Javier, el arte es policémico. Y tu opinión e interpretación es muy valiosa. Aunque debo decir que no coincido en tu percepción de que carece de inicio, nudo y desenlace. Es la literalidad del texto la que los contiene. En todo caso, te agradezco la crítica de nuevo. Es siempre bienvenidísima.

Clara dijo...

La universalidad de todas las historias...

Una brevedad de tres palabras en las que puede caber ciéntos de páginas.

Un abrazo,

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Clara. Qué gusto verte por aquí. Un abrazo grande.

Ananda Nilayan dijo...

Te explico: que todo está contenido en tres palabras y además deja abierta la ventanita a la reflexión, como puedes leer en los comentarios.
"Ahí es ná", que con tan poco has abierto reflexiones ^^
Saludito.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Ananda. No es una expresión que haya escuchado antes. Gracias por la explicación.

Lau dijo...

Todo lo que empieza termina y origina un nuevo comienzo. Así es la vida o eso dicen.

Esteban Dublín dijo...

Yo diría más bien, querida Lau, que todo lo que sube tiene que bajar. Gracias por pasar.