lunes, 28 de junio de 2010

Pacto

Óscar Wilde miró su retrato y brincó, preso del miedo. En el lienzo no estaba él: era Dorian Grey.

13 comentarios:

Salomé dijo...

Wilde es genial. Mi blog se inspira en una de sus obras de teatro más conocidas.

¡Un saludo!

Ananda Nilayán dijo...

Siempre lo sospeché...

Un abrazo

Claudia Sánchez dijo...

Exquisito.
Besos,

Angela María dijo...

Por eso Wilde es una autor maldito. Cuidado Esteban que te puedes dar un buen susto esta noche por cuenta de él.

Saludos.

Gabriel Cruz dijo...

A cualquiera podría sorprenderle ello, preso de su propia imaginación, me aturdiría vivir ello.
Buena historia Esteban, sorprendentemente breve :D

Alís dijo...

Era previsible. Me refiero a que Wilde viera a Dorian Grey en el espejo, no a tu minicuento.

Beso

Deigar dijo...

Jaja ¡Genial!

josé manuel ortiz soto dijo...

A final de cuentas, es sucreación; no debería sorprenderle.

Cat's dijo...

amo ese libro.

::::VARGAS:::: dijo...

Lista la tarea de las ilustraciones de su cuento. Deséome suerte.

Víctor dijo...

Se me había pasado por alto este micro, Esteban. Si en el retrato estaba Dorian, y no Wilde... a ver si voy a envejecer yo mientras tú, Esteban, te tiras a la mala vida...

Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Salomé, genial es poco. Un saludo para ti.

Ananda, yo también.

Gracias, Claudia. Besos.

Ángela, ya me asustó bastante... Leyéndolo.

Gabriel, la imaginación no es nada ajena a nuestra realidad. Pasa con Wilde, pasa con todos.

Alís, como en Wilde, diría yo, imprevisible.

Deigar, qué bueno tenerte por aquí de nuevo.

José Manuel, de acuerdo.

Cat's, ¿y quién no?

Don Vargas, un gran honor tenerlo en mi blog, aunque quedé grogui con su comentario. ¿Me podría explicar mejor?

Víctor, voy a tratar...

psicoisapecat dijo...

Muy bueno.