martes, 15 de junio de 2010

Se acabó la espera...

De la unión de seis fanáticos de la microficción, desde distintas partes del planeta Tierra, llega el hito que revolucionará el universo de lo breve.


Te invitamos a conocerla, haciendo clic aquí.

17 comentarios:

Salomé dijo...

Es una iniciativa realmente genial.

Baizabal dijo...

Felicidades por el proyecto. Sé que será de calidad.

Un abrazo

Un Poco Rara dijo...

Una muy buena idea muy bien llevada a la práctica. Felicitaciones!

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban: felicidades por la iniciativa y un gran futuro.

Jesus Esnaola dijo...

Mis mejores deseos Esteban, ya no sé qué poner sin repetirme. Y gracias por el trabajo que dedicáis a la difusión del microrrelato.

Un abrazo

Maite dijo...

Felicidades por el proyecto. Como dice Jesus, además de la calidad que seguro tendrá la revista, es de agradecer el esfuerzo por difundir el género. Con iniciativas como esta, vamos por buen camino.

Un abrazo MAYÚSCULO

Gabriel Cruz dijo...

Se ve muy bien, organizado y bien planeado ¡¡buena vibra para el proyecto!! :D

Alís dijo...

Como ya le dije a Martín, me parece una idea fantástica.
Mucho éxito para este proyecto.

Besos

Salemo dijo...

Ya anduve por ahí, me hice seguidor, dejé comentario y ,me parece una excelente propuesta.
Felicitaciones.

Gi dijo...

Oooohhhhhhh! Ya la estuve hojeando. Felicitaciones!

Isabel González dijo...

Buen proyecto. Os mandé un mail de felicitación junto con una aportación a la página pero no recibí respuesta hasta el momento.

Un beso Esteban

Fernando Ramos dijo...

Felicidades por el proyecto, fui a verlo y está bonito.

Al estarlo viendo me acordé que tengo algunos microcuentos que he escrito, y me dieron ganas de publicarlos en mi blog, en uno en el que he publicado algunas cosas de literatura.

Saludos

Esteban Dublín dijo...

Gracias a todos, los espero en La Internacional.

Jesus Esnaola dijo...

Me has hecho retroceder un montón de años al decir "La Internacional". Durante muchos años fue la librería con más solera de Donosti, mi ciudad. Una librería un tanto caótica, apretada y fascinante, atendida por tres o cuatro mujeres de no menos de sesenta años con tanto conocimiento del oficio como mala uva.
Si ya teníais toda mi simpatía, ahora todavía más, si cabe.

Un abrazo, Esteban.

Esteban Dublín dijo...

Claro que cabe, estimado Jesús.

manuespada dijo...

Sé que lo vais a hacer genial y que os vais a convertir en el mayor referente del microrrelato, eso se ve, es las ganas, en el talento, en la fuerza que transmitís.

Esteban Dublín dijo...

Bueno, Manu, eso se agradece mucho. De verdad. Te esperamos en La Internacional.