viernes, 10 de septiembre de 2010

Recuerdo

El escribidor se toma su tiempo, reflexiona frente al papel en blanco y detenidamente empieza a escribir sobre un personaje con la capacidad de predecir el futuro a través de certeras visiones. Una de ellas trata de un vidente que pierde la memoria y que para recuperarla se dedica irremediablemente a la literatura. El escribidor suelta el bolígrafo alterado y lo entiende casi de inmediato: acaba de recordar.

24 comentarios:

Víctor dijo...

Impecable, Esteban, incluso sin las tres últimas palabras.

Un abrazo internacional.

Maite dijo...

Totalmente de acuerdo con Víctor, el micro es buenísimo y está perfectamente construído. Un abrazo, Esteban.

No Comments dijo...

A mí me sobran las tres últimas palabras del todo. Con el título además, ese final, no dice nada.

Un saludo indio

Alís dijo...

Muy bueno, Esteban

Besos

Patricia dijo...

Reflexionaré sobre el papel en blanco y veré qué personaje me inspira.
ME ENCANTÓ

Saludos cordiales

Quimera dijo...

Genial Esteban... me voy por unos días y cuando regreso me encuentro cuentitos magníficos!

Claudia Sánchez dijo...

¡Je! mnemotécnica que le llaman...
¡Saludos Esteban!

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban, muchas veces hay que escribir para que la memoria siga recordando.

Saludos.

German Andrés Sarmiento dijo...

Realmente sobra las ultimas 3 palabras. Pero uno de los mejores que he leido. Muy bueno

Esteban Dublín dijo...

Víctor, gracias. Un abrazo para ti.

Maite, me alegra que funcione para ti.

David, posiblemente. Lo revisaré. Saludos.

Alís, siempre es una gran alegría verte por aquí.

Patricia, una vez hagas el ejercicio, me cuentas cómo te fue.

Esteban Dublín dijo...

Quimera, espero que siempre que vuelvas te encuentras una historia para compartir.

Claudia, bien dicho. Besos.

José Manuel, posiblemente lo único que nos salve la memoria se llama literatura. Por eso, concretamente, es tan vital para mí.

Germán, gracias por el feed back. En algún momento pensé que sobraban las tres últimas palabras y lo más seguro es que la versión final para libro impreso (ya lo estoy pensando) sea sin esas tres. Un abrazo. Salúdame a tu hermana.

Deivi a.k.a El Escribidor dijo...

¡Dios! no había visto esto... ¡Tengo mi microficción! Gracias, totales.

Esteban Dublín dijo...

Gracias a vos, Deivi. Bienvenido cuando quieras.

Esteban Dublín dijo...

Este sería uno de los cuentos que aparecerían en la serie Cuentos con nombre propio.

Deivi a.k.a El Escribidor dijo...

Gracias, again. Por ahí puse el enlace en mi blog para que todos lo lean.

Esteban Dublín dijo...

Muchas gracias por el enlace, Deivi.

E-Chev dijo...

Hola, me gustó mucho la microficc de mi amigo el escribidor... Es agradable leerte, desde ahora te seguiré! :D

Ojala pudieras hacerme una microficc tambien! :P

Saludes.

Esteban Dublín dijo...

Estimado E-Chev, bienvenido a los cuentitos. El tuyo ya es un hecho. Con sólo inscribirte en la sección de seguidores, lo has pedido.

MARÍA POLICARPA dijo...

Deivi el Escribidor!

Esteban Dublín dijo...

Policarpa, tienes un nombre muy de moda por estos días en Colombia. Bienvenida por aquí.

carlos de la parra dijo...

Muy bueno. Me provocó a pensar como al escribir emprendemos un camino ,quizás buscando encontrar cierto relato y al avanzar, las letras propias nos entregan otro.
Como dijo Anais Nin, uno de los últimos oficios interesantes que quedan en pié.

Esteban Dublín dijo...

Carlos, qué gran privilegio que un buen lector como tú haya llegado a este espacio. Escribir requiere de un espacio propio siempre, el recuerdo, en este caso, se convierte en la fantasía más recurrente del escribidor que se da a la tarea de imaginar a partir de lo que conoce. Un abrazo grande, Carlos de la Parra.

Jubepaola dijo...

Muy bueno, buenisiíma microficción de Deivi_ E. Esteban es genial tu blog, te felicito.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Jubepaola.