miércoles, 10 de agosto de 2011

Cinematográfica

Cuando Amanda despertó, se encontraba en medio de una película de Hitchcock. La misma locación, la misma ambientación y hasta el mismo encuadre. Su vestuario replicaba de manera exacta el vestuario de Janet Leigh en ese clásico del cine y el color correspondía al mismo empleado por el director en el filme. Cansada, se dirigió al baño y prendió la ducha. Estaba claro que jamás había visto la famosísima cinta.

12 comentarios:

Susana Camps dijo...

Muy bueno, pero... ¿'Psicosis' no era en blanco y negro? ¿O me he colado en la peli que no es?
Besos dubitativos.

César Socorro dijo...

En todas las peliculas pasa lo mismo, el personaje se mete en las fauces del lobo. Esta pobre infeliz le queda una última ducha. Muy bueno.

Gi dijo...

Un micro muy Allen. Me gustó

manuespada dijo...

Muy bueno, no sabe dónde se ha metido, desde luego. Abrazos.

Elysa dijo...

Me gusta esta "Cinématografica" aunque sinceramente no me gustaría despertarme en la película que le ha tocado a Amanda.

Besitos

German Andrés Sarmiento dijo...

Que se prepare para un grito muy agudo...
Me gusto mucho.
Saludos

Esteban Dublín dijo...

Susana, como te dije en tu blog, precisamente el color se refiere al blanco y negro, aunque muchos digan que no son colores.

César, la última, sin duda. ¿Te has preguntado en cuántas películas estamos metidos todos los días?

Gi, ¡gracias! Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Manu, ese es el verdadero problema de desconocer los clásicos.

Elysa, a ninguna mujer. Está claro. Un abrazo.

Germán, no se prepara. Ahí está el problema. Cuando abran la cortina de la ducha y vea la sombra, no quedará más que un vago recuerdo.

El Eskimal dijo...

Vaya, ya no queda de otra. Su destino es ser un personaje de Hitchcock en el momento en que Esteban la dejó en la imaginación de quienes han visto la película.

Esteban Dublín dijo...

Ahí se quedó, mi estimado eskimal. Gracias por pasar.

Ananda Nilayán dijo...

Esto es humor negro!!! :D
Muy bueno.

Abrazos

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Ananda. Tú siempre tan amable conmigo.