viernes, 6 de junio de 2008

El suplente

Se jugaba el pase a cuartos. En un partido más que violento, los jugadores de Villa Cerrito habían lesionado a tres de sus colegas de Deportivo Neumaquén. ‘La nutria’ Suárez esperaba ansioso su entrada al partido. Llevaba tres años entrenando con Deportivo y hasta ahora no había jugado ni un minuto oficial. El técnico lo llamó cuando vio al juez expulsando al central de Villa Cerrito que le acababa de fracturar la tibia a uno de sus delanteros. El eterno suplente se paró frente a la línea y le solicitó la entrada al juez. Este lo vio, levantó la mano, se llevó el pito a la boca y señaló el punto central del terreno de juego.

8 comentarios:

Martín Franco dijo...

Qué le vamos a hacer, querido Esteban: algunos están condenados a la banca. Otros son titualres. Así es como funciona. De nuevo: cruel y sabroso. Saludos.

ARETINO dijo...

Creo que le sobran algunas lineas. Buen relato y cruel como dijeron arriba

Disentería dijo...

Muy gracioso... y no me vaya a decir que La nutria Suárez también era negro... con ese apodo debía ser feo y con un bigote de esos que son escasos y separados... muy demalas como decimos aquí en medallo.

yacasinosoynadie dijo...

eres adicto a la crueldad hombre... jajajja buen texto

Esteban Dublín dijo...

Mi querido Franco, es cierto. Así funciona en el fútbol, que a la larga es como la vida.

Te agradezco por el comentario, Aretino, hablaré con este cuentito para determinar qué es lo que le sobra.

Pues, Alex, a pesar de que este cuentito no nos contó cómo era, creo que acertaste bastante con respecto a cómo luce la 'nutria'.

No me culpes a mí, Jorge (¿o te digo yacasi como todo el mundo?). El cruel es el cuentito.

Mandrágora dijo...

Poco entiendo de fútbol, poco entiendo de la vida...

Buen cuento!

Con respecto a la propuesta que hiciste en la anterior entrada, seré una de las primeras en la lista!, me encantaría!, si a tí y a tus cuentitos les perece bien.

yacasinosoynadie dijo...

Podés decirme como quieras Esteban... Jorge te queda mas corto... No hay lio.

Esteban Dublín dijo...

Mi querida Mandrágora, los cuentitos y yo nos alegramos muchísimo con tu entusiasmo. Te adelanto que el próximo martes empieza el concurso. Está pendiente.

Ah, bueno, entonces para los cuentitos y para mí te quedas Jorge.