viernes, 13 de junio de 2008

Superhéroe

El monstruo devastó en llamas la ciudad, destruyó cuanta edificación se abrió a su paso, devoró ancianos y niños e incluso estrujó con sus manos a la mujer más hermosa de la metrópoli. El superhéroe nunca llegó.

7 comentarios:

yacasinosoynadie dijo...

Vuelve a ser contundente, vuelve ser un poco cruel (menos que otros) vuelve a tener tu tono... buen texto.

Martín Franco dijo...

¡Me encanta! Y el concurso de cuentitos, también.

Esteban Dublín dijo...

Muchas gracias, Jorge. Los cuentitos no siempre pueden ser crueles, porque todos son distintos y, por lo tanto, lo que dicen también es distinto.

Pues, Martín, esperaré tus cuentitos.

Cintia Lepere dijo...

Me gustó mucho este "cuentito", aunque es un golpe bajo para todos los amantes de los cómics. Ja, Ja!!

Saludos

www.cintia-enperimerapersona.blogspot.com

http://blogs.clarin.com/enprimerapersona

Esteban Dublín dijo...

Bueno, mi estimada Cintia, más o menos de eso se trataba. Te espero más seguido y siempre bienvenida por aquí.

La Mera Mera dijo...

¿Y el super héroe no era el Monstruo?
¡Contruye o Destruye pero haz algo! dicen por ahí.

Esteban Dublín dijo...

Pues qué te digo, mi querida Mera Mera, es una buena reinterpretación. Ese superhéroe era un cobarde. Y todo cobarde es un monstruo.