lunes, 17 de mayo de 2010

Rutina

—Por favor —le espeta la sombra al hombre—. ¡Deja de seguirme!

18 comentarios:

Víctor dijo...

Lo siento, Esteban, pero éste no me gustó. Aunque le diste la vuelta a la lógica (en tu caso es el hombre el que sigue a la sombra) creo que se queda en poco. Nada, que me tocará esperar la próxima entrada...

Un saludo.

Ananda Nilayán dijo...

Queda demostrado que cada cual vive la historia a su manera en su micromundo, cada cual tiene su verdad, así que la sombra llevaba su razón.

Besito.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

estoy de acuerdo con victor...

aunque bueno, es un buen intento y obviamente responde a la forma de un microrrelato.

7.5

Alberto Flecha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

A mí me gustó mucho. Andrés.

Alberto Flecha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Baizabal dijo...

Coincido también con Víctor, tienes para mucho más.

Un abrazo

Gabriel Cruz dijo...

Caray, más sintetizado no podía ser, me agradó la historia por la brevedad y lo profunda de las palabras :D

josé manuel ortiz soto dijo...

¡Para que la sombra vea lo que se siente que lo sigan a uno!

Alís dijo...

No hay verdades absolutas. Cada uno vive las cosas según su punto de vista, y todo es válido.
En cuestión de gustos también es así

Un beso

Trukini dijo...

Me gusta el acto expuesto. El detalle es que en nuestras mentes -no en todas-habita ese imaginario que expones y nos dejas ansioso de conocer una "justificación en micro".

¡Excelente!

manuespada dijo...

Dar la vuelta a lo lógico siempre es efectista, pero quizá la idea te daba para un micro un poco más largo, para ir viendo el proceso de "hartazgo de la sombra". Con varias situaciones concretas y progresivas podría ganar mucho.

Claudia Sánchez dijo...

¡Ja! ya verá lo que se siente verse sin hombre... o no verse.
Saludos amigo!

Esteban Dublín dijo...

Víctor, está perfecto. No tienes que sentir nada. Gustan o no gustan. Es así. Y así está perfecto.

Ananda, cómo juzgamos a la sombra, como al resto de seres humanos, sin saber o sospechar, si quiera, si tienen vida propia.

Daniel, te digo lo mismo: está perfecto.

Gracias, Andrés.

Baizabal, a veces mucho más es mucho menos.

Esteban Dublín dijo...

Gabriel, me alegra. Aunque coincido con la mayoría de mis lectores en que está flojo.

José Manuel, o para que se vaya, más bien.

Alís, es cierto que no hay verdades absolutas, pero sí que hay puntos de vista. Y con eso, basta para divertirse de lo lindo.

Trukini, muchas gracias. Tu análisis es más que exhaustivo aunque pienso que no debe dar para tanto. De nuevo, en todo caso, muchas gracias.

Manu, tienes razón. Y tengo un micro más largo. La misma idea: más largo. Después, quizá, lo suba y lo puedas leer.

Claudia, ¡me encantaría verlo!

Lau dijo...

Al derecho o al revés, están condenados a andar pegados.

Esteban Dublín dijo...

Tú lo has dicho, Lau.

Patricia Nasello dijo...

Sombra vanidosa, ya verá lo que es quedarse sola. A mí me ha encantado!