viernes, 20 de agosto de 2010

Post Mortem

Escarban las lombrices
ávidas de haikús
en Ikal Bamoa.

5 comentarios:

josé manuel ortiz soto dijo...

No sé qué digan los puristal del haiku, Esteban, pero muy cierto.

Saludos.

Víctor dijo...

No controlomucho de haikús, Esteban, pero creo que Ikal puede estar satisfecho con el texto que creaste.

Un abrazo.

Ananda Nilayán dijo...

Da que pensar... creo que llevas razón.
Nunca he intentado un haiku, pero enganchan.

Un abrazo.

Claudia Sánchez dijo...

Bello homenaje amigo! ¡Y excelente sitio!
Saludos

Esteban Dublín dijo...

Posiblemente me cuelguen vivo, José Manuel.

Víctor, como ves, yo tampoco, pero Ikal Bamoa sí.

Ananda, es un género fabuloso, pero requiere una maestría que evidentemente yo no tengo.

Gracias, Claudia. Espero que también le guste a Ikal.