lunes, 28 de febrero de 2011

Carta a Penélope

A tu marido le encantó la música. Fue una cena estupenda.

                                                                                  Cariños sirénidos.

8 comentarios:

Koko dijo...

Ah ha ha ha, tardé para agarrarlo. O no sé amarró bien al mástil o se le derritió la cera en los oidos. Oye, eres bueno, Esteban Dublín.

Ananda Nilayán dijo...

Vale!!!
Me pasó lo mismo que a koko y ahora acabo de pillarlo por el título, jajajaja
Estoy espesa esta mañana...

Un abrazo

Patricia dijo...

No hay caso, La Otra (las otras en esta situación)siempre quiere que el marido se entere. aj já

Un abrazo.

AGUS dijo...

Es dificil colarse en un mito y explicar sus interiodidades, pero tu lo has hecho. Muy medido, Esteban.

Abrazos.

Angela María dijo...

Despues de mucho leerlo y pensarlo. la cogi! muy bien pensado Esteban.

Un beso.

manuespada dijo...

Es una buena idea lo de hacer de los mitos una escena cotidiana, como la que pintas tú. Muy bien.

Esteban Dublín dijo...

Koko, una de dos...

Ananda, jamás olvides el título del microrrelato. Hay algo que descubrir en él.

Patricia, para la vida, no hay como la ficción.

Esteban Dublín dijo...

Agus, no sé si he logrado extraer lo más esencial del mito de Ulises, pero me divirtió.

Angelita, me alegra.

Manu, para eso, estoy escribiendo una serie llamada Zooilógico, de los cuales algunos ya han salido aquí publicados y otro en La Inter. Un abrazo.