viernes, 25 de febrero de 2011

Epitafio

A diferencia de muchas, Maya no escribe en su diario. Cuando se levanta en la mañana, el librillo ya tiene estipuladas todas sus actividades, como un texto profético de cada cosa que realizará en el día. Esta mañana, cuando lo abrió para leerlo, una gotica de sangre manchaba la página en blanco.

4 comentarios:

Patricia dijo...

El título nos indica, creo, que ella será la víctima, no la victimaria, interpretación que podría sugerir el texto.

Esteban me parece que, de alguna corrección, ha quedado un 'abrió' de más en el texto.
Te pido disculpas si estoy mal interpretando.

Un abrazo

Angela María dijo...

Esteban,

Yo de Maya, botaria el libro! Que aburrido saber que va a pasar. Es mejor dejarse sorprender!!

Un beso.

German Andrés Sarmiento dijo...

Quizá un poco predecible. Independientemente de eso, bueno.

Saludos

Esteban Dublín dijo...

No es un micro del cual me sienta muy orgulloso. Insisto en que Cuentos con nombre propio tiene una dificultad doble. Saludos a todos.