lunes, 21 de febrero de 2011

Microrrelato de terror

La bruja ríe, hierve la caldera, ríe, mezcla el conjuro, ríe, agrega una poción, ríe, degolla un gato, ríe, invoca un maleficio, ríe, llama a su hijo.

10 comentarios:

Víctor dijo...

Bien abierto, ese final, Esteban. Dando la posibilidad que el lector actúe.

Un abrazo internacional.

Patricia dijo...

Doy por descontado que el ex gato es el hijo, desde luego tendrás tantas opiniones como lectores.

Creo que el hechicero sos vos, cómo lográs decir tanto con tan poco?

Saludos!

Baizabal dijo...

Yo digo que la bruja se quedó seria y después soltó una carcajada.

Saludos

*Sechat* dijo...

¡Tremendo, Esteban!

Claudia Sánchez dijo...

Bueno, ahora cada quien que continúe la historia. Muy bien Esteban. Me gustó esa bruja alegre.
Besos,

Koko dijo...

Recién pensaba en un micro de terror. Diría que este es muy bueno,magistral, pero ya todos te halagan, así que no lo diré, sólo pasará por mi mente.

Esteban Dublín dijo...

Víctor, pobre del hijo... Abrazos. Y de nuevo te felicito por ese magnífico y merecido premio de Pompas de Papel.

Patricia, múltiples interpretaciones que el lector está en la capacidad de dictar. Un beso.

Baizabal, posiblemente... Cruje Salem.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Sechat.

Claudia, ¿alegre? Yo la confundo con las hienas...

Muchas gracias, Koko. Me haces sonrojar.

Pablo Gonz dijo...

Muy bueno, Esteban. En algún momento esperé que la bruja se riera pero será para el próximo micro. :S
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Esteban Dublín dijo...

Dejémoslo para después, Pablo. Un abrazo.