lunes, 28 de noviembre de 2011

Bien, pero mal

En La Inter, recientemente, publiqué mi opinión con respecto al fallo del II Concurso de Microrrelatos de Art Gerust, en homenaje a Edgar Allan Poe. La entrada derivó en muchas personas haciendo eco y en uno que otro improperio que recibí -cómo no-, porque se trataba de escuchar las opiniones de todos.

De la misma forma, había advertido el sinsabor que me dejaría salir entre los finalistas de ese concurso. Lastimosamente, y lo digo en serio, mi microrrelato Efecto de Poe resultó entre los seleccionados. El asunto no me pone feliz. Definitivamente, sigo creyendo que se premió muy mal. A partir de esto, debo decir dos cosas adicionales con respecto a la organización de Art Gerust. Una, 200 finalistas me parece absolutamente excesivo, un número que resulta demasiado amplio para realizar una verdadera selección de lo mejor. Y dos, sigo creyendo que los tres microrrelatos seleccionados por el jurado dejan mucho que desear por diferentes cosas: los tres caen en lugares comunes, todos tienen serios errores de construcción y sus resoluciones son, por no decir menos, demasiado simples, casi insípidas.

Con esto, claro está, no quiero decir que yo merecía el primer lugar. NO. Con esto quiero decir que este concurso deja mucho que desear si quiere posicionarse como un portal donde el microrrelato se valore como género. Y repito, mi molestia no es con los concursantes, sino con el jurado, que, quizá por una realizar una preselección apresurada, cayó en una selección muy desafortunada.

8 comentarios:

Elysa dijo...

Desde luego no me parece muy normal doscientos seleccionados. No sé que quieren conseguir con este tipo de actuación...


Besitos

El Eskimal dijo...

A veces ese es el problema de internet. Quizá, por su amplitud, falta algo de crítica, de rigurosidad. Habrá que trabajar en ello. por lo pronto, es un concurso, nada más que eso Esteban.

No Comments dijo...

Estoy de acuerdo como ya expresé en la Inter.
No se crítica a los participantes, cada uno envía lo que puede, pero lo del jurado es de escándalo. Para empezar ni han fundamentado su fallo, se premian y seleccionan micros con faltas de ortografía, con repeticiones innecesarias...simplones, sin basarse en el terror de Poe....
No sé. Quizá la solución sea no participar en este tipo de concursos.
Por cierto Esteban eres dignísimo finalista cuando menos.


Un saludo indio

Ananda Nilayán dijo...

No todos los concursos son serios y a veces hasta estafan en ellos.
De todo se aprende, Esteban.
Desde luego no parece muy serio con esos 200 seleccinados... da que pensar. Si, parece que fueron a las prisas.
Las bases supongo tampoco estarían claras.
En fin, las experiencias son.

Abrazos

Garcibáñez dijo...

Hay de todo y también mucho listillo que juega con las ilusiones de los escritores para hacer caja. Cuidado con según que "concursos". No es oro todo lo que reluce.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Bueno, Esteban, parece que compartiremos publicación (junto a Mar Horno); pero dado el caso, uno no sabe si alegrarse...

En fin, que estos dos fallos han sido desafortunados, aunque considero que el del Museo, por ser una entidad cultural y el tiempo que se tomaron, no tiene excusa (los de Art Gerust pueden apelar al apresuramiento).

Saludos.

Esteban Dublín dijo...

Elysa, 200 es una exageración. Es más del 10% porque recibieron cerca de 1400 micros. Más del 10% en un concurso tan concurrido es, cuando menos, un adefecio.

Eskimal, es un concurso al que llegaron 1400 microrrelatos de todo el mundo. Es decir, un lugar al que se le presta atención. Si un verdadero crítico de literatura llegase a Art Gerust, inmediatamente daría como un chiste a un género que estamos tratando de construir y darle prestigio. Evidentemente, con este tipo de fallos nos es imposible.

David, sigo diciendo que el tema es del jurado. Uno como participante tiene sus limitantes y puede tener tropiezos, pero es el jurado quien decide si está bien o no. Lástima que los que estaban mal, igual los premiaron.

Esteban Dublín dijo...

Ananda, si te pones a leer las bases de Art Gerust, te darás cuenta de que tienen en cuenta un montón de factores que generalmente uno no llegaría a pensar. Por encima, es un concurso organizado. En todo caso, con los fallos, demostraron que era una cuestión de superficie.

Garcibáñez, lo curioso es que el premio es bueno. 1000 euros al ganador. No creo que el jurado quiera aprovecharse de los autores, pero sí creo que le falta cultura literaria.

Gabriel, compartir libro contigo es una alegría. Pero debo decir que no lo es cuando el ganador tiene tantas fallas de construcción y resolución. No sé si viste el de Ciencia Ficción, un completo descalabro. Yo dejaré de participar en este concurso, aunque me ha dado varios finalistas, prefiero subirme yo mismo la exigencia con otro tipo de certámenes. Por lo visto, aquí cualquiera puede ganar y no es mi deseo entrar en ese rebaño.