viernes, 11 de noviembre de 2011

Mensajes

El náufrago no recuerda con exactitud los días que lleva atrapado en la isla. Débil y hambriento, escarba con demencia entre la arena en busca de bichos terrestres o marinos que le resulten comestibles. Mientras hurga a la orilla, una ola trae consigo una botella que llega hasta sus manos. El hombre la recoge, saca el corcho con un gran esfuerzo y extrae la nota que está al interior. La abre, la lee y, llorando, reconoce su firma.

10 comentarios:

Rocío Romero dijo...

Desolador.
Abrazos de consuelo al náufrago ;)

Víctor dijo...

Me gustó. Eso de los náufragos da para mucho. En mi tintero anda otro: a ver cuándo se decide a salir. Abrazos, y gracias de nuevo por el cuento dedicado en la Inter.

Ananda Nilayán dijo...

Pobrecillo...

Besos

Elysa dijo...

¡Jo! ya más miseria no se puede pedir...

Deigar dijo...

Triste.

Saludos desde mi blog de escritos.

Angela María dijo...

terrible.

Un beso.

Angela María dijo...

Esteban, sacabo de leer el <> en la Inter..
Increible!!

Entra a mis favoritos.

Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Rocío, el efecto esperado era ese. Un abrazo desde la otra orilla de mi isla.

Víctor, puede ser bueno, pero no supera el tuyo del amigo imaginario.

Ananda, no culpemos al autor. Las historias llegan sin llamar.

Elysa, a que sí se puede.

Esteban Dublín dijo...

Deigar, qué bueno verte por aquí de nuevo.

Angelita, gracias. Con respecto a tu segundo comentario, no sé a qué microrrelato te refieres. Avísame.

Angela María dijo...

lo siento,lo borre sin darme cuenta. < Final> el que esta publicado en la Inter.