lunes, 14 de noviembre de 2011

Ingenuidad serial

A lo que vinimos, mujer. Que te baste saber que me dicen Jack.

11 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Si al menos les hablaba podríamos llegar a pensar que quedaban resto de humanidad en su interior.

Un abrazo.

Ananda Nilayán dijo...

Ufff... qué escalofrío, Esteban... pero es bueno (el micro, digo)

Besos

Elysa dijo...

Muy bueno, en tan poco cuanto me hace imaginar...

Besitos

El Eskimal dijo...

¿Y si la mujer no sabe que ese Jack es Jack? Estará poco enterada de las noticias londinenses. Está bueno Esteban.

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban, supongo que por eso nunca se supo más del asunto y continúa siendo un enigma.

Saludos.

Susana Camps dijo...

Me gusta el tono coloquial con que despachas la referencia, como si nada.
Abrazos.

Deigar dijo...

Genial. Pequeño error.

Saludos.

Pablo Gonz dijo...

¡Muy bueno, Esteban! Dos frases cortas y un zapatazo. Este me hubiera gustado escribirlo.
Abrazos envidiosos,
P

Esteban Dublín dijo...

Pedro, eso sucede por la falta de cultura general. Abrazos para ti.

Ananda, escalofrío es un buena adjetivo para un micro tan corto. Un beso.

Elysa, magnífico. Abrazos.

Eskimal, lo repito: la falta de cultura general te hace cometer muchos errores.

Esteban Dublín dijo...

Manolo, el caso de Jack es uno de los más fascinantes por su ausencia de conclusiones. Eso lo sigue haciendo enigmático.

Susana, así es. Como si nada. Porque de repente aparece la muerte y ni la vemos. Un beso.

Deigar, pequeño comentario. Muy agradecido.

Pablo, puedes escribir tu réplica. Un abrazo grande y es un gusto tenerte de nuevo por esta casa.

Leo Dolengiewich dijo...

Me encantó! Sutil, redondo, sugerente. El título es indispensable y eso me encanta cuando aparece en un micro.

De paso, te invito a leer mi blog de micros, recientemente abierto: mepodesleeraca.blogspot.com

Un abrazo!