jueves, 10 de marzo de 2016

Estela

Te equivocas si crees que arrancándome el ojo te escapaste de mi custodia. Derecho y caprichoso, mi ojo vigila tus movimientos y me llena de argumentos para planificar en detalle la venganza. Te ha visto engañándome con meretrices sin alma en medio de los más sórdidos burdeles, te ha encontrado persiguiendo por callejones a indefensos gatitos para la ejecución de tus crueles experimentos, te ha descubierto invocando a los fantasmas que se niegan a dejarme en paz. Estoy lista para envolverte con mi falda blanquinegra y marcarte con mi collar que será tu cruz. Si pude ver todo esto con el ojo que me falta, solo tiembla de imaginar lo que verá el que me queda.