viernes, 26 de septiembre de 2008

25

Esteban, el optimista, le dice a Dublín que llegó a la edad soñada, al inicio verdadero del erotismo y que irá desde los besos descarnados en lugares antes prohibidos, hasta las uñas asesinas que se quedarán en la espalda junto a gemidos prolongados de noches que no han sido bautizadas y por eso pecarán sin remordimiento. Dublín, el pesimista, le dice Esteban, sin embargo, que llegó al cuarto de siglo y que tan sólo bastan 75 años más para alcanzar al centenario, para encontrarse de frente con la decrepitud y con ella, a la incontinencia, a la tos seca, a la ceguera. Sólo tres veces los años que llegan hoy para sentarse solitario en un sillón y mirar a los ojos, irremediablemente, al fatídico y despiadado olvido.

13 comentarios:

ARETINO dijo...

Gola Esteban: Creo que esta info puede interesarnos:


Concursos de la Escuela: Relatos en cadena

Haz clic aquí para participar en nuestro certamen Relatos en cadena: 6.000 euros para el mejor microcuento de cien palabras.

Cada semana tenemos una nueva frase para empezar tu relato. La de esta semana es: "Los niños jugaban a atrapar la luz".

Envíamos tu microcuento desde esta página, haciendo clic aquí.
http://www.escueladeescritores.com/concurso-cadena-ser#participar

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Salú por el cuarto de siglo pue maestro, hay que organizar un gran desorden con los cuates y luego habrá suficiente material para escribir cuentitos.

Salú pue.

yacasinosoynadie dijo...

Hombre Esteban, luego de una prolongada e inevitable ausencia vuelvo por acá y me encuentro con esto... sin palabras, me recuerda a la entrada que publiqué un día después de que los 24 rasgaran mi carne (la ultima que he publicado además)… Un saludo hombre, por el momento adelantaré cuaderno y te comentaré luego…

PDT: no subas el animo, puede no valer la pena hacerlo.

Martín Franco dijo...

Felicidades, compañero. A mí, no sé por qué, me cae más en gracia el Dublín que el Esteban. Al menos como está escrito ahí.

El Gemelo Malvado dijo...

E y D, dos en uno: onomastícense.
Ya que decidió ser E y D, especie de Head & Shoulders historizado, que uno actué de conductor designado.

Cada año de los demás lleva a los míos y me has hecho recordar mis primeros 25.

Felices felices.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Japiverdi... fresco que la decrepitud le puede llegar bastantes años antes que dentro de 75. a lo mejor en los próximos 25 ya se siente decrépito, medio ciego, incontinente. Y no va a encontrarse de frente con esto. Va a llegar subrepticiamente y cuando se de cuenta ya van caminando juntos hacia el desenclace....

El comentario no es muy alegre pero el post no es muy generoso en alegría.

A gozar....

Esteban Dublín dijo...

Mi querido Aretino, muchas gracias por la información. Ten por seguro que estaré participando.

Johan, muchas gracias por tus buenos deseos. El caso es que el amor me está jugando una mala pasada y no sé si esté de ánimo para el desorden.

Jorge, no sabes cómo nos alegramos los cuentitos y yo de volver a verte por aquí. ¿Por qué la ausencia?

PD: ¿Por qué no debo subir el ánimo? Me intriga.

Mi querido Martín, Esteban es un tipo siempre alegre y bastante inocente la mayoría de las veces. Dublín es más bien un desencantado, irónico a veces e, incluso, sádico. Hay que dejarse llevar por ambos, porque nadie tiene lo suficiente de ángel ni lo bastante de demonio.

Diego, como tú, eso son E y D: uno bueno y uno malvado. Y fácil no actuar de conductor desigando, mi estimado Diego. Ya que el sueldo que me debería gastar en vehículo, lo invierto en arequipe (dulce de leche, como lo conocen ustedes).

Mauricio, es posible, incluso, que la decrepitud llegue a los 26 ó 27. Pero yo prefiero esperar unos cuantos años antes de empezar a usar viagra. youporn.com, por ejemplo, es de gran ayuda. Lo recomiendo en pequeñas dosis.

Extranjera dijo...

No puedo creer que tengas 25, pues por tu escritura yo te hacía mayor. Creo que no es un muy buen comentario a tu lado pesimista. En fin, Feliz cumpleaños atrasado.

Esteban Dublín dijo...

Jajajajajaja, ay, mi querida extranjera, pues no sabes el halago que me haces con ese comentario. La verdad, la verdad, es que yo también me hacía mayor. Un abrazo.

Aldo dijo...

Oh, ya no se puede entrar aquÍ, cada vez que uno viene estás más viejo.

Esteban Dublín dijo...

Bueno, Aldo, que no sea un problema. Cada vez que vengas voy a estar un poco más viejo, pero los cuentitos me renuevan. Así que la edad se compensa con las historias.

Pupila dijo...

Pues como están las cosas en el mundo, serías un viejito olvidado y con mala suerte (o suertudo, depende) si lograras llegar a los 100 Esteban!
Y con este post ya sé tu edad :-)

P.D. porfa vuelve a dejarme el mensaje que me dejaste si quieres, pero sin mi nombre, vale?
Acá te lo pego para que lo postees de nuevo:
"Hola, llego a tu blog encantado y con una historia de vanidad extraordinaria. Un gusto encontrar micros, te espero por allá."

Besitos.

Esteban Dublín dijo...

¡Me pillaste, Pupila, me pillaste!