lunes, 15 de febrero de 2010

Suerte

Gracias por liberarme de la lámpara, buen hombre. ¿Ya puedo pedir mis tres deseos?

27 comentarios:

no comments dijo...

Fantástico Esteban!

Llevo tiempo detrás de un micro sobre genios y lámparas pero no llega. Y tú vas y me lo arrojas a la cara, jeje

Muy bueno

Un saludo indio

Víctor dijo...

Bien, Esteban, buena inversión del cuento clásico... y en apenas 14 palabras. Debo reconocer que prefiero tus textos un poco más extensos, pero es que con estos ultracortos la clavas.

Un abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

jejejeje, muy creativo. Deja buen sabor de boca.

manuespada dijo...

Buena historia vista desde el otro lado, siempre queda bien ver las cosas dándoles la vuelta.

Pala Labra dijo...

Jajaja es un genio virgen!!!

Un abrazo.

Martín dijo...

Muy buena reversión, con un toque justo de ironía y buen humor. Mucho para tan pocas palabras! Buen trabajo Esteban! Un abrazo

psicoisapecat dijo...

Espero, sea el presagio, a lo que espero.
Isabel

Adivín Serafín dijo...

Déjame también pedirte tres deseos, por favor.

Esteban Dublín dijo...

NC, a veces pasa. Saludos para ti.

Víctor, gracias. Yo, debo reconocerlo, también prefiero en los que narro un poco más, pero estos ejercicios microscópicos me parecen fascinantes. Abrazo para ti.

Daniel, gracias. Me quedé esperando la calificación.

Manu, sí, aunque a veces se convierte en truco, ¿no?

Esteban Dublín dijo...

Pala Labra, no sé si virgen, la verdad.

Martín, te agradezco. A mí también -debo confesarlo- me gusta bastante este cuentito.

Isa, creo que es un hombre con mala suerte. Ni los buenos presagios lo salvan.

Adivín, adelante. Te leo.

Quimera dijo...

Seguramente al pobre genio lo mandaron de vuelta

Angela María dijo...

Interesante el cambio de roles... Como diria mi abuela " Fue por lana y salio trasquilado."

Besos..

Pablo de la Rúa dijo...

Bien Esteban, buen punto de vista.

marialuisa dijo...

muy bueno,
de vez en cuando hace falta darle la vuelta a las cosas

saludos

Adivín Serafín dijo...

Primer deseo: Qué mi cabeza funcione como la tuya.
Segundo deseo: Qué mi lápiz sea tan certero como el tuyo.
Tercer deseo: Qué te vaya bonito.

Esteban Dublín dijo...

Quimera querida, hasta allá no sé. Un beso y gracias por pasar por aquí.

Angela María, yo diría que, ingenuamente, el protagonista de la historia no sabía por qué iba. En todo caso, todos sabemos que perdió algo que pudo ser valioso.

Pablo, gracias. Un abrazo.

Marialuisa, creo que a veces es un truco, así que no es bueno tomarlo como costumbre.

Adivín, tienes talento de sobra. No necesitas ni mi cabeza ni mi lápiz. El tercer deseo espero que sí se te cumpla. Yo, si me lo permites, voy a pedir uno: vuelve por aquí. Un abrazo.

Walter Giulietti. dijo...

Muy bueno Esteban, cada vez me gustan más los ultracortos.

Rodrigo Ramos dijo...

Justamente esto es lo que me gusta del internet, poder encontrar de manera aleatoria historias que me gustan. Definitivamente le seguiré leyendo.

Un gran saludo desde el otro lado.

Esteban Dublín dijo...

Wálter, viniendo de ti, el halago se hace doblemente halagador.

Rodrigo, bienvenido por aquí. Un gusto que te agraden los cuentitos. Por cierto, me gusta mucho tu foto de perfil.

Jesús Contreras dijo...

Hola, Esteban. Muy buena inversión del clásico. Por mí, puede pedir tres, cuatro, cinco y todos los deseos que quiera. Otra cosa es que yo pueda concedérselos :-)
Gran cosa en tan poco espacio.

Un saludo

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Jesús, deseos es lo que pido día tras día. Algunos se me están concediendo y otros vienen en camino. Gracias por tu comentario.

Lau dijo...

Creo que el que encontró la lámpara se sintió medio estafado... Pero ¿quién tiene la última palabra en genios y deseos?

Esteban Dublín dijo...

Lau, yo a veces creo que el genio también merece pedir sus deseos. Quién sabe cuánto tiempo llevaba ahí metido.

Ananda Nilayán dijo...

JAJAJAJAJA

Se le quedó la cara como a mí???

JAJAJJJJA

Esteban Dublín dijo...

Y posiblemente como a mí, Ananda.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

¿Qué puedo decir? De los que más me gustan.

A mí me gustan más estos cortísimos y éste me pareció magistral

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Mauro, es un placer siempre verte por aquí pasando, leyendo y comentando.