lunes, 29 de marzo de 2010

Pérdida triunfal

La belleza de Poa me cegó. Qué bueno que no necesito los ojos para disfrutar sus besos.

20 comentarios:

josé manuel ortiz soto dijo...

Cierto, Esteban; y para mirar su cuerpo basta con los ojos de las manos.

Víctor dijo...

Todo bien, buena mini, Esteban, pero... ¿Poa? ¿Es alguien en concreto o sólo un nombre inventado?

Un saludo.

Claudia Sánchez dijo...

Me gustó el juego Esteban. Y el complemento de José Manuel también.
Pero... Poa? Lo busqué. Significa césped. Es una gramínea.
Al leerlo pensé en una errata por Poe. Y luego, bueno, me quedo con gusto a poco.
Saludos!

Martín dijo...

Creo haberlo leído en tu cuenta regresiva y vuelvo a tener la duda acerca de Poa que marcan los anteriores comentarios. Quizás nos puedas aclarar si ese nombre tiene alguna significación especial.
Aún así, me volvió a gustar, más allá del nombre. Un abrazo

Esteban Dublín dijo...

Es el nombre de una musa. No le busquen la quinta pata al gato.

manuespada dijo...

La antimetáfora es un gran recurso. Bien utilizada en tu cuento, Esteban.

Ananda Nilayán dijo...

Cuando los ojos se cierran se abren otras percepciones mucho más placenteras que hacen que el mundo sensorial sea más MÁS...

Un abrazo enorme con los ojos cerrados.

Alís dijo...

Incluso pueden saber mejor los besos sin ser vistos...
Beso

Esteban Dublín dijo...

José Manuel, la metáfora da para mucho.

Víctor, como dije antes, es el nombre de la mujer que me desvela. Y no es inventado. Es real, aunque parezca sacado de la ficción.

Claudia, es cierto: es un juego. No le busques significados raros. Sólo es un nombre. Un beso.

Esteban Dublín dijo...

Martín, no recordaba que estaba en la cuenta regresiva. Me alegra que te haya gustado. Con respecto al nombre, ya lo he dicho.

Manu, gracias. Me gusta la figura aquella de la antimetáfora.

Ananda, gracias por tu abrazo. Con los ojos cerrados todo es más sincero.

Alís, se ve que lo sabes. Abrazos.

El Griego dijo...

Lo dijo un "pueta" y lo cantó un juglar: Una mujer desnuda y en el oscuro....

Salut, compañero.

Esteban Dublín dijo...

Griego, no entiendo ni jota de tu comentario.

El Griego dijo...

Estimado:

Pido disculpas por lo de antes, y por lo que seguirá. Antes, por dar por sentado que el poema de Mario Benedetti era suficientemente conocido, tanto como la canción que Joan Manuel Serrat ha hecho con esos versos. Lo que sigue, son los enlaces a el poema y la canción . Me dejé llevar por lo que se venía diciendo sobre la prescindencia de la visión en algunos quehaceres. Sólo eso.

Salut·

El Griego dijo...

Creo metí la pata con los tags. Ahi van de nuevo. Poema y canción. Aura!

Esteban Dublín dijo...

Griego, muchas gracias por la aclaración. De las uniones de Serrat, de quien soy fanático confeso, prefiero las adaptaciones que hace de los versos de Miguel Hernández. ¿Has escuchado sus poemas en canción?

El Griego dijo...

Claro que sí, Esteban. "Nanas a la cebolla" por ejemplo. Una obra maestra. Y creo que coincido con vos, la poética de Hernandez tiene una clave muy honda, quizá por la propia vida (y muerte) del poeta. Benedetti me gusta mas en prosa que en poesía. Como sea, la memoria es caprichosa, ya se sabe. Y esos versos y la canción vinieron por lo que tu cuento desató.

Salut!

Esteban Dublín dijo...

Griego, precisamente esa canción es un himno de esperanza: Las nanas de la cebolla me conmueve y me emociona profundamente cada vez que la escucho.

psicoisapecat dijo...

Es lo bonito que tiene el contar con otros sentidos.
Isabel

Lauri dijo...

Muy lindo... Sencillo y acertado.
Aquí la belleza surge en todas sus formas.

Esteban Dublín dijo...

Isa, son otros sentidos los que hablan cuando el amor es el que siente.

Lauri, qué bueno tenerte de vuelta. Hace rato que no te veía. Gracias por tu gentil comentario.