lunes, 8 de marzo de 2010

Realismo trágico

Después de cien años en Macondo, me cansé de vivir. Me voy a Comala.

16 comentarios:

Alís dijo...

Bravo

jose rasero b. dijo...

Saludos a Pedro!

Víctor dijo...

Después de una rápida investigación (aunque me gusta la literatura hispanoamericana, ni Rulfo ni Gabo son mis autores predilectos) debo aplaudir tu capacidad de condensación. Y el título, bien buscado. Enhorabuena.

Un saludo.

Ananda Nilayán dijo...

Ha dicho!!!

Abrazos

(y si aguanta otros cien años de soledad en Comala, los leamos.)

Martín dijo...

Esteban, al igual que Víctor tuve que investigar para entenderlo. Eso no es culpa tuya, sino mía, por tanto desconocimiento. Un abrazo

Johan Bush Walls dijo...

Estos textos de pocas palabras no son mis preferidos, porque me parecen más un ejercicio de ingenio.

Hay algo que me parece extraordinario, sin el afán de ofender, como siempre, es que tanto Víctor como Martín no conozcan las referencias.

Macondo y Comala son dos de las cumbres de la creación literaria universal.

Pero bueno.

Salú pue.

manuespada dijo...

Qué bueno este micro. Creo que incluso te daría para una historia de ocho folios o más, viajando los personajes de un lugar al otro. Estupenda idea. Has creado un nuevo género, el "realismo Trágico".

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteba Dublín: sólo puedo decir que en tu mini resumes dos culturas fantásticas como las de estos dos grandes escritores. Quienes no hayan leido a Juan Rulfo, se los recomiendo.

Saludos desde México.

yacasinosoynadie dijo...

yo siempre me quedaré en Macondo... aunque hasta el mismísimo Borges haya dicho lo contrario...

Víctor dijo...

Johann, no ofendes, pero creo que no resulta tan extraordinario que tanto Martín como yo no conozcamos esas referencias. Lamentablemente, no he podido leer todos los libros del mundo. Del mismo modo que yo, desde España, desconozco esas referencias (muy hispanoamericanas), vosotros desde hispanoamérica supongo que desconocéis otras referencias (de literatura europea, catalana por ejemplo). Para mí, el Tirant lo Blanc, o Jesús Moncada, también son obras y autores de referencia, pero considero que al otro lado del charco no es fácil que los hayan leído mucha gente. Además, eso de "literatura universal" me parece una etiqueta exagerada. ¿Conocen en China o en África a Cervantes, o a Shakespeare? El término "universal" se esfuma al cruzar determinadas fronteras. Salú pue.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Andaba de mal genio hasta que leí éste. Mil gracias, Esteban. Magistral.

Esteban Dublín dijo...

Alís, gracias.

José, me encargaré de dárselos.

Víctor, como bien dices en un comentario posterior, no es posible leer todos los libros del mundo. En todo caso, mi intención de tomar estos dos referentes tiene un claro propósito reflejado en mi admiración por García Márquez y por Juan Rulfo. Si me lo permites, me encantaría recomendarte dos libros de Gabo que, en mi concepto, son excelentes referentes literarios: El amor en los tiempos del cólera y Del amor y otros demonios. Si no te gustan, me avisas. A Rulfo hay que leerlo, El llano en llamas y Pedro Páramo son esenciales. Hay una anécdota que me parece muy simpática, para que te hagas a la idea de la importancia de Rulfo: una vez, Álvaro Mutis llegó a la casa de Gabo, traía en sus manos Pedro Páramo y apenas se acercó al escritorio del Nobel (antes de que fuera Nobel), le dejó el libro en el escritorio y le dijo: "Vea, para que aprenda a escribir".

Uh, Ananda, ¿qué tal cien años en Comala? Como para morirse...

Martín, nunca es tarde para leer. Te aseguro que te van a gustar.

Esteban Dublín dijo...

Johan, tu opinión siempre es importante. Y creo en realidad que tienes razón: estos microscópicos son ejercicios de ingenio, más allá de los narrativos.

Manu, muchas gracias. Lo del nuevo género me lo pensaría mejor. Tremendo lío en el que me metería...

José Manuel, muchas gracias. Qué bueno que también los recomiendes.

Jorge, ¡las ciudades literarias! Son un universo magnífico. Yo también me quedo en Macondo, pero tal vez el protagonista de esta historia necesitaba morir en el lugar de los muertos.

Mauro, un placer: que te guste y verte por aquí.

Quimera dijo...

Ojalá y en Comala no haya tanto enredo familiar!

Esteban Dublín dijo...

¿Que no? No te imaginas el enredo que hay...

Dis Pater dijo...

jajajaja!!!!

esta genial!!!

jajajaj!!!... muy muy genial!!

saludos!