viernes, 26 de marzo de 2010

Poesía frágil de un inexperto para Nanim Reckacz

Difícil, asegura el perezoso.
Sencillo, sentencia el diligente.
Imposible, dice el mediocre.
Una locura, afirma el cobarde.
Imbéciles, piensa Nanim.
Tan sólo hablamos de cómo sería amarme.

22 comentarios:

josé manuel ortiz soto dijo...

Esteban: alguna vez leí un artículo donde decía un experto que el verso eneasílabo es arrítmico, más cercano a la prosa (en tu texto hay dos, que rompen un poco el ritmo). Por otro lado, contra lo que dicen otros expertos (ahora en minificción), estoy de acuerdo con la minificción poética, como en este caso.

Saludos.

Alís dijo...

Tiene razón Nanim. El amor no se debe catalogar, ni acepta excusas.
Me gustó mucho
Un beso

Claudia Sánchez dijo...

Fantástica mini poética. Me gustó mucho!
Saludos!

Ananda Nilayán dijo...

Conclusiones a las que se llega cuando uno se da cuenta de la grandeza que reside en el alma del poeta... y total, sólo para amar(te)

Un abrazo.

Isabel González dijo...

Me gustó. Yo quizás el último verso lo hubiese acortado y dejado en presente.
"Tan sólo hablamos de amarme"

Martín dijo...

Esteban, me comprometo a escribirte cuando pueda dejar de aplaudir. Buenísimo este micro en verso. Un abrazo

Víctor dijo...

Te salió bueno esto, Esteban. Nanim quedará contenta, seguro.

Un saludo.

manuespada dijo...

Muy original este micro-poético, se sale de lo normal, y eso es de agradecer.

Nanim dijo...

Esteban, ¿qué puedo decir? Me ha emocionado y conmovido, porque la sinergia literaria tiene mucho de sentimientos y sensaciones que se entrelazan y nos hacen crecer y multiplicarnos.
Gracias.
Un placer y un honor estar aquí en tu hogar de palabras.

El Griego dijo...

“Hay ríos metafísicos - dice Oliveira - Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es un orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas"

Parece que algunas almas, sin necesidad de tanta taxonomía, llegan a rozar los bordes de lo verdadero.

Salut, Esteban. Un placer leerte.

Adivín Serafín dijo...

Amar es todo un compendio de valor.

Lauri dijo...

Difícil, esta Nanim, je!
Muy bueno, el micro-poema.
¡Cariños!!!!!

Anónimo dijo...

Un cuentico diferente a los demás en verso , algo muy interesante me gusto mucho .

Saludos.

Angela María dijo...

Nose que paso, pero el comentario anterior es mío !!!

Ángela Maria .

Esteban Dublín dijo...

Una vez más, de antemano, pido disculpas por lanzarme con una poesía. Sé que no es mi terreno más ductil, pero la implicada así lo merecía.

José Manuel, como digo, ni la rima ni los versos son lo mío. Creo, en todo caso, que aquel que compone sonetos con cadencia tiene un virtuosismo digno de aplaudir de pie.

Alís, qué bueno que te guste.

Claudia, ¿en serio? A mí me sigue pareciendo como el título: frágil.

Ananda, ¿me estás coqueteando?

Isabel, gracias por tu sugerencia. En efecto, es mejor. En todo caso, como digo insistentemente, la poesía y yo no somos los mejores amigos.

Martín, muchas gracias. Yo aún no le encuentro tanta gracia, pero tantos comentarios desmienten mi creencia.

Esteban Dublín dijo...

Víctor, te confieso el truco. Sencillamente reproduje el estilo de Nanim para escribir su cuento. Tal vez en eso, en la transcripción de su estilo, esta el éxito de este híbrido.

Manu, gracias. Acepto que es algo distinto, pero sigo prefiriendo la prosa.

Nanim, el honor es mío. Que una escritora tan precisa como tú realice un comentario así de halagador es magnífico. Te agradezco por confiar tu nombre para un cuentito.

Griego, ye agradezco enormemente tu aporte literario. Muy pertinente.

Adivín, de valor y de locura también.

Lauri, te recomiendo su blog. Es una de las mejores microcuentistas de una línea que conozco.

Ángela, insisto: es diferente, pero no sé si sea tan efectivo como la prosa. Abrazos.

Ananda Nilayán dijo...

Por supuesto Esteban, por supuesto... ;-)

Esteban Dublín dijo...

Me sonrojo, Ananda, me sonrojo.

Elena dijo...

Me ha gustado tu micro-o-poesía, esto de los géneros coercitivos no es lo mío. Creo que el ritmo lo da el paralelismo con que los distintos amantes se enfrentan o no a su amada. Es sugerente y sugestivo con eso debería bastar.
Nanim tendría que estar contenta, aunque parezca mofarse de uno y discrepar de otros desde una soberbia distancia.

Esteban Dublín dijo...

Jajajajaja. Gracias, Elena. Eso espero.

Ángela Cuartas dijo...

El título es muy bueno.

Esteban Dublín dijo...

Gracias, Ángela. Yo creo que es lo único bueno. La poesía y yo somos como el agua y el aceite.