miércoles, 27 de octubre de 2010

Identidad

Despierto alterado. En mi sueño, un hombre ha llegado hasta mi habitación para asesinarme mientras duermo. Al instante, escucho pasos acercándose. La puerta, de repente, empieza a moverse. Alguien trata de forzarla. Se abre. Alcanzo a ver la silueta de un hombre y la sombra del puñal que lleva consigo. Con esa imagen desperté de mi sueño. Temblando, prendo la luz. Puedo verlo a los ojos. Soy yo.

14 comentarios:

Alís dijo...

No es de extrañar, porque somos nuestro peor enemigo. Al menos, yo lo soy...

Besos

Víctor dijo...

El tema del doble y el sueño está machacadísimo, Esteban. Pero ese "soy yo" del final valida la lectura. Bien pues.

Un abrazo internacional.

Torcuato dijo...

Tratamos de matarnos constantemente.
Un abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

muy bueno, aunque con el título se desvela quizá demasiado de lo que está por venir.

Buen trabajo.

Pablo Gonz dijo...

Un micro lleno de recovecos y aristas en las que uno puede cortarse. Hay que leerlo con cuidado.
Abrazos,
PABLO GONZ

Tomás dijo...

Una forma reducida de William Wilson de Poe.

Angela María dijo...

No! que susto verdaderamente es un sueño poco usual... pero sera q somos seres autodestructivos?? (como dice Torcuato y Alis)
No lo creo o por lo menos de eso me quiero convencer!

Besos.

Anónimo dijo...

A mí me recordó"Continuidad de los parques" de Cortázar. Este estuvo entretenido; pero estoy de acuerdo con Daniel Sánchez, el título le quita mucho al cuento. Desde la segunda línea se sabe el final. Samuel.

Esteban Dublín dijo...

Alís, o nuestro mejor amigo...

Víctor, es cierto que el tema está bastante tratado y la verdad no creo que ese final aporte algo distinto a lo que se ha dicho. En todo caso, gracias.

Torcuato, porque con la vida no podemos...

Daniel, tal vez... Un poco evidente ese título.

Esteban Dublín dijo...

Pablo, tal vez demasiados recovecos y aristas...

Tomás, totalmente. Y reducida en todo sentido.

Angela, ¿no te ha pasado?

Samuel, es cierto, el título devela demasiado. Procuraré ser más preciso.

Manuel dijo...

A veces somos asesinos de nuestros propios ideales. Es mejor quererse que ser enemigo de uno mismo.

Deigar dijo...

Me gusta mucho. Creo que es aquel lado oscura que muchas veces todos poseen.

La oscuridad del ser humano.

Ananda Nilayán dijo...

Te iba a dejar este comentario:
Somos nuestro peor amigo y nuestro mejor amigo.
Pero ya lo has dicho.
He dicho ^^

Besitos

Esteban Dublín dijo...

Manuel, no percibimos que somos nosotros mismos aquellos que velamos por nuestros sueños y, así mismo, que los destruimos.

Deigar, como el ser humano sólo el ser humano.

Ananda, gracias por pasar. Un beso.