lunes, 25 de octubre de 2010

Complejo de eternidad

Un hombre logró burlar la muerte. Mil cien años después, la busca desesperado.

18 comentarios:

Tomás dijo...

Me imagino que esos mil cien años serán del calendario maya, porque no hay que esperar tanto para buscarla. Saludos!

Torcuato dijo...

Está hasta los mismísimos ............
Un abrazo

No Comments dijo...

Al final no sabemos ni lo qué queremos. Muchas veces lo que no podemos tener.

Un saludo indio

Claudia Sánchez dijo...

Humm, algo se me escapa... y por qué mil cien? quedo intrigada.
Beso,

Pablo Gonz dijo...

Me recuerda a algo que escuché por ahí: "Me pasé media vida buscando la fama y la otra media huyendo de ella".
Gracias por este nano, Esteban.
Abrazos,
PABLO GONZ

Víctor dijo...

Problemas de la eternidad. Y espera que el sol se apague y el continúe (no sé dónde) con vida.

Un abrazo internacional, Esteban.

AGUS dijo...

Saramago habla de esto mismo en "Las intermitencias de la muerte". Tú lo condensas en pocas palabras. Me gusta el juego entre el burlar y la desesperación. Llena de vida a la pulga.

Un saludo

Anónimo dijo...

wow mil cien años mucho tiempo

Angela María dijo...

todo tiene un final y llega cuando tiene que llegar. Es de esas cosas que no debemos prolongar sino aceptar pues todo tiene si significado.

Excelente micro, Esteban. Muy bn logrado, deja mucho a la imaginacion a la reflexion.

Besos.

German Andrés Sarmiento dijo...

Me transporto a una frase que dice "Nada es seguro, solo la muerte es segura" tan segura es, que este hombre después de burlarla la esta buscando...
Saludos

Juan Vásquez dijo...

Yo creo que mil cien porqu es mucho muhco tiempo para no morir. Que bonito cuento Esteban; la necesidad implicita de la parca me gusta mucho.

manuespada dijo...

Al final nadie va a querer ser inmortal, con lo divertido que es.

Esteban Dublín dijo...

Tomás, no hay que esperar para buscarla, porque la muerte nos encuentra solita, sin ayuda.

Torcuato... Abrazo.

David, la muerte, definitivamente, no la queremos. Llega, sí o sí.

Claudia, queda de tarea. Un beso.

Pablo, alguna vez escuché a Quique Wolf, cuando le preguntaron qué sintió cuando ganó la Copa del Mundo en el 86 que él respondió: "Es ese tipo de cosas que te la pasas toda una vida soñándola y toda la otra recordándola".

Víctor, me he dado cuenta de que tengo una conversación permanente con la eternidad. Es el miedo que le tengo.

Esteban Dublín dijo...

Agus, un poco osado comparar a Saramago con este humildísimo bloguero. Aún así, creo que la muerte es un recurso inagotable. Hasta que nos encuentra...

Anónimo... Es mucho tiempo para vivir, porque para morir no hay.

Angelita, con la muerte no se sabe porque llega sin avisar. Burlarla, en este caso, es lo que resulta fatal. ¿No es como la paradoja de las paradojas?

Germán, es por eso que decimos que la vida es corta, porque nos la pasamos buscando pretextos para amargárnosla. Un abrazo. Gracias por pasar.

Juan, lo has visto bien. Morir es una necesidad: tan necesaria como comer, dormir, descansar, idear.

Manu, qué aburrida puede ser la eternidad...

Deigar dijo...

El hombre es un animal de aburrimiento. No podemos vivir para siempre.

Ananda Nilayán dijo...

Normal... ya una vez te dije que eso de la eternidad es cosa pavorosa.
Bien, Esteban, biennnn.

Abrazos

Esteban Dublín dijo...

Deigar, ¿imaginas lo aburrido que sería?

Ananda, pienso exactamente lo mismo. Un beso.

*Sechat* dijo...

Conciso y seguro que se queda adherido en mi memoria eternamente. ¡Enhorabuena, lo considero uno de los mejores microrrelatos que he leído en mi vida!